🍑 Vitamina B17 o amigdalina. ¿Qué es esto?

Amigdalina

El Laetril es una versión artificial de la amigdalina también conocida como vitamina B17.

Fue ampliamente utilizada como alternativa contra el cáncer durante los años 70 y, aunque demostró ser inefectivo e incluso tóxico, su uso es legal.

Si quieres obtener información veraz sobre este producto, sigue leyendo.

¿Qué es la vitamina B17?

El laetril es un supuesto fármaco anticancerígeno desarrollado a principios de la década de 1950 y patentado en 1961. El compuesto deriva de la amigdalina, la sustancia que da sabor a las almendras amargas. También es llamada vitamina B17, aunque no tiene nada de vitamina en absoluto [1].

Se trató de una popular terapia alternativa contra el cáncer en los años 70 pero sus beneficios no probados, su potencial toxicidad y la prohibición por parte de la FDA hicieron que su uso disminuyera drásticamente.

Aunque todavía se usa como parte de regímenes «holísticos» en algunas clínicas alternativas, el laetril ha sido reemplazado en gran parte por semillas de albaricoque como fuente de amigdalina [2].

Se generó mucha confusión, entre afirmaciones fraudulentas, noticias en los medios e investigación científica, en torno a los términos amigdalina, laetril y vitamina B17.

La amigdalina es una sustancia natural que se encuentra en las semillas de varias frutas con hueso de la familia de las rosáceas, como los albaricoques, los melocotones, las almendras, las ciruelas y las manzanas.

Está formada por dos moléculas de azúcar unidas a un compuesto llamado mandelonitrilo que libera cianuro cuando se descompone [3].

El laetril es una versión artificial de la amigdalina (el mandelonitrilo está unido a un derivado del azúcar llamado ácido glucurónico) [4].

La vitamina B17 le quitó el protagonismo al laetril tras sugerirse que todos los cánceres eran causados ​​por un déficit en esta «vitamina». De esta manera se cumplieron varios propósitos [5]:

  • Promoverlo como una sustancia que no solo cura, sino que también previene el cáncer.
  • Escapar de las estrictas regulaciones a los medicamentos de la FDA al clasificarlo como un suplemento.
  • Explotar la buena opinión que tiene la población sobre las vitaminas.

Sin embargo, el laetril no se ajusta a la definición científica de vitamina, que se define como una sustancia que es esencial para mantener la salud sin suministrar energía o elementos básicos para las células [6].

Sin embargo, la vitamina B17 aún se abre camino en blogs de salud natural, donde sus defensores se quejan de una conspiración contra este remedio.

¿Existen alimentos con vitamina B17?

Como otras sustancias fabricadas por el hombre, la vitamina B17 no se encuentra en ningún alimento.

En relación a las fuentes de amigdalina, se puede encontrar en almendras y en semillas de albaricoque. Mientras que las almendras dulces contienen solo trazas de amigdalina, sus niveles en almendras amargas pueden alcanzar hasta 8 g/kg [1213].

Otros alimentos con niveles de amigdalina medibles pero mucho más bajos que las almendras amargas son las semillas de calabaza y productos procesados ​​como el zumo de manzana, el albaricoque y la leche de almendras [14].

Aunque a veces se indica erróneamente que los siguientes alimentos contienen amigdalina, en realidad contienen compuestos similares que también liberan cianuro:

  • Semillas: Sorgo, mijo, lino [151617].
  • Frijoles: Lima y frijol mungo [1819].
  • Brotes de bambú [20].
  • Nueces de macadamia [21].
  • Yuca [22].

Estos alimentos pueden ser tóxicos si no se procesan lo suficiente. Sin embargo, se reducirá en gran medida sus niveles de compuestos liberadores de cianuro tostándolos adecuadamente, hirviéndolos, fermentándolos, secándolos o remojándolos [23].

Para que sirve la vitamina B17.

La mayoría de los beneficios potenciales para la salud de la amigdalina o vitamina B17 observados en estudios con animales y en laboratorio se deben a su actividad antiinflamatoria.

La amigdalina bloquea las principales vías proinflamatorias (NF-kB y NLRP3) mientras activa las antiinflamatorias (Nrf2/NQO1).

Esto reduce la producción de inflamatorios [3839]:

  • Citocinas (TNF-alfa, IL-1beta, IL-6) [4041].
  • Mensajeros (NO, prostaglandinas) [42].
  • Enzimas (iNOX, COX-2, MMP -2, MMP-9) [43].

En las células cancerosas, la amigdalina(¡no el Laetril!) bloqueó proteínas que promueven:

  • Crecimiento de células cancerosas (ciclinas, CDK) [4445].
  • Supervivencia de células cancerosas (Bcl2, survivin, XIAP) [4647].
  • Dispersión de células cancerosas (integrinas) [4849].

El mecanismo basado en la liberación de cianuro también puede funcionar pero requiere el desarrollo de fármacos que combinen la amigdalina con beta-glucosidasa (para aumentar la liberación de cianuro), las proteínas de la membrana celular (para penetrar en los tejidos y llegar a los tumores) y los anticuerpos tumorales (para atacar a los tumores, pero no células sanas) [525354].

Investigación y engaño en la cura del cáncer.

Estudios clínicos.

El primer uso documentado de amigdalina para el cáncer se remonta a 1845 [55].

En el único ensayo clínico realizado, 175 personas con cáncer recibieron amigdalina combinada con una dieta especial. Los resultados fueron similares a los esperados en ausencia de terapia: el cáncer había progresado en el 90% de las personas después de 3 meses y el 80% había muerto después de 8. Incluso peor, algunos de ellos desarrollaron envenenamiento por cianuro.

Tres revisiones recientes identificaron varios estudios sobre el uso de Laetril o amigdalina para el cáncer pero ninguno fue lo suficientemente relevante y bien diseñado.

Curiosamente, una revisión sistemática de más de 200 ensayos con amigdalina y otras sustancias anticancerosas no convencionales mostró el mismo problema [56].

En resumen, la evidencia clínica sugiere que el Laetril o la amigdalina no benefician a los pacientes con cáncer, sino que los pone en riesgo de sufrir una peligrosa intoxicación por cianuro.

Estudios preclínicos.

Los resultados en animales fueron igualmente decepcionantes. La amigdalina, sola y combinada con beta-glucosidasa, no pudo detener la progresión del cáncer en 7 de 8 estudios en ratones con tumores inducidos y trasplantados [57].

A su vez, este compuesto redujo el desarrollo y crecimiento, bloqueó la diseminación y aumentó la muerte de las células cancerosas en los siguientes tipos de cáncer:

  • Mama.
  • Colon.
  • Vejiga.
  • Leucemia.
  • Pulmón.
  • Riñón.
  • Hígado.
  • Próstata.
  • Cervical.
  • Estómago.

Sin embargo, estos resultados pueden ser irreproducibles en los ensayos clínicos. Si bien el medicamento siempre alcanza su tejido objetivo y no interactúa con otras sustancias en las células, este no suele ser el caso en los seres humanos.

En este caso particular, es importante tener en cuenta que los estudios no verificaron si el cianuro dañó las células sanas.

Amigdalina

Beneficios de la amigdalina.

A pesar de los resultados anticancerosos negativos, la amigdalina puede tener otras propiedades. De hecho, el extracto de semilla de durazno (Tao Ren) es un ingrediente común en los remedios tradicionales chinos para mejorar el flujo sanguíneo, la cicatrización de los tejidos y las enfermedades inflamatorias.

A continuación vamos a ver algunos estudios preliminares que investigan su uso para estas condiciones. Ten en cuenta que solo se pueden aplicar a la amigdalina y no al Laetril (o «vitamina B17»).

Puede mejorar el flujo sanguíneo.

Las semillas de albaricoque (6 veces al día) redujeron la presión arterial en un ensayo clínico con 72 personas. El efecto fue mayor en combinación con 500 mg/día de vitamina C, que protege los vasos sanguíneos y desencadena la producción de una molécula que los relaja (Óxido nítrico – NO) [58].

Sin embargo, es importante tener en cuenta que la vitamina C, en combinación con sustancias que liberan cianuro, aumenta el riesgo de toxicidad al aumentar la liberación de cianuro que liberan en medio ácido.

Un remedio tradicional chino con semillas de melocotón (generalmente utilizado para trastornos de la sangre) redujo la viscosidad de sangre y la coagulación en ratas [59].

Puede reducir la cicatrización del tejido.

En animales y estudios de laboratorio, la amigdalina protegió los siguientes órganos de la cicatrización del tejido:

  • Hígado.
  • Páncreas.
  • Riñones.
  • Pulmones.
  • Corazón.

Dos remedios tradicionales chinos con amigdalina comúnmente utilizadas para cicatrizar tejido hepático (CGA y Xiayuxue) mejoraron esta condición en ratas y ratones con daño hepático [60].

Puede mejorar la salud pulmonar.

La amigdalina protegió a los ratones de sufrir enfermedad pulmonar a largo y corto plazo al reducir la inflamación [61].

De manera similar, un remedio de la medicina tradicional china con amigdalina (decocción de Mahuang) redujo la inflamación de las vías respiratorias en ratones asmáticos [62].

Los bebés recién nacidos de muy bajo peso necesitan oxígeno suplementario para poder respirar porque sus pulmones son muy prematuros. Sin embargo, el exceso de oxígeno puede dañar los pulmones.

La amigdalina mantuvo el crecimiento y la multiplicación de células pulmonares prematuras expuestas a altos niveles de oxígeno [63].

Puede combatir el dolor inflamatorio.

En ratas y ratones con afecciones inflamatorias, la amigdalina redujo el dolor, los niveles de una proteína producida en los nervios en respuesta al dolor (c-fos) y la producción de sustancias inflamatorias [63].

La endometriosis, el crecimiento de tejido similar al revestimiento uterino en otros órganos pélvicos, reduce la fertilidad y aumenta el dolor menstrual. La amigdalina combinada con un medicamento con estatinas (atorvastatina) alivió la inflamación en ratas con esta afección [64].

Puede mejorar la salud del hígado.

Al bloquear la inflamación, la amigdalina redujo el daño tisular y aumentó la supervivencia en ratones con daño hepático.

En ratones con enfermedad del hígado graso, redujo el daño hepático y los niveles de grasa en la sangre pero no logró evitar la acumulación de grasa en el hígado [65].

Puede reducir los niveles de grasa en la sangre.

En ratones, la amigdalina redujo los niveles de grasa y colesterol en la sangre además de su acumulación dentro de las arterias [66].

El extracto de una planta rica en amigdalina bloqueó el desarrollo de las células grasas además de reducir el aumento de peso y los niveles de grasa en la sangre en ratones alimentados con una dieta alta en grasas [67].

Puede mejorar el síndrome del ojo seco.

El síndrome del ojo seco ocurre cuando el ojo no produce suficientes lágrimas. Normalmente se debe a la inflamación causada por partículas de contaminación del aire.

En ratas y células oculares, la amigdalina mejoró esta condición al reducir la inflamación.

Dosis de amigdalina recomendadas.

En el único ensayo clínico realizado con amigdalina, las dosis basadas en prácticas habituales de los médicos que lo recetaron fueron:

  • Inyectado: 3 g. 2x-5x/día
  • Oral: 500 mg. 3x-4x/día

Incluso con estas dosis recomendadas, tanto la amigdalina como el Laetril han causado envenenamiento por cianuro cuando se toman por vía oral [68].

Las semillas de albaricoque no se han probado para el cáncer en ensayos clínicos y no hay una dosis oficial.

Las recomendaciones no oficiales están en el rango de 20 a 40 semillas a lo largo del día. El ensayo que los evaluó para detectar la presión arterial alta utilizó 6 semillas/día [69].

Además de los peligros de usar un tratamiento no probado y basando su dosificación en información poco fiable, especialmente para una condición tan grave como el cáncer, cantidades de semillas tan bajas como 5-20 en adultos y 3 en niños han causado envenenamiento por cianuro [70].

Efectos secundarios de la vitamina B17.

Envenenamiento por cianuro.

En compuestos como la amigdalina, la liberación de cianuro depende de la tasa de descomposición.

Los que contienen solo una molécula de azúcar (como Laetril) se descomponen en menos pasos y liberan cianuro más rápido que los que tienen dos moléculas (como la amigdalina).

En cualquier caso, ambas sustancias han provocado toxicidad por cianuro en personas con cáncer o en niños que las toman accidentalmente. Los principales síntomas fueron [71]:

  • Fiebre.
  • Dolor de cabeza.
  • Náuseas y vómitos.
  • Presión arterial baja.
  • Dificultades para respirar.
  • Erupción cutánea.
  • Debilidad y daño muscular.
  • Neuralgia.
  • Párpados caídos.
  • Daño hepático.
  • Confusión, coma e incluso la muerte.

Las fuentes naturales de amigdalina, como las semillas de albaricoque, también han causado envenenamiento por cianuro con síntomas similares [72].

En el caso de las semillas, el riesgo de envenenamiento es mayor porque contienen amígdala y beta-glucosidasa. Aunque están en diferentes células, masticar las semillas rompe los tejidos y permite que ambas sustancias se mezclen [73].

Si bien la amigdalina oral, a menudo, causa envenenamiento por cianuro, los remedios inyectados pueden ser menos tóxicos (tanto para las células sanas como para las cancerosas), ya que la amigdalina se combina con orina sin ser digerida en el intestino [74].

Los efectos tóxicos del Laetril pueden potenciarse en combinación con alimentos que aumenten los niveles de cianuro. Esto incluye a los alimentos ricos en [75]:

  • Compuestos liberadores de cianuro (almendras, nueces de macadamia, mijo, yuca).
  • Beta-glucosidasa (zanahorias, apio, brotes de soja, melocotones).

Además , la vitamina C (ya sea en suplementos o alimentos como frutas cítricas, kiwis y fresas) aumenta la toxicidad de la amigdalina por exceso de velocidad en la liberación de cianuro y la reducción de los niveles de un aminoácido que desintoxica el cianuro llamado cisteína [76].

Las personas con un mayor riesgo de envenenamiento por cianuro también incluyen aquellas con:

  • Deficiencia de vitamina B12 (a menudo veganos/vegetarianos).
  • Deficiencia de cisteína.
  • Condiciones genéticas que reducen la descomposición del cianuro.
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Compártelo con tus amigos!!