🍵 Té verde o té negro. ¿Cuál es mejor té?

Te negro o te verde

El té le encanta a millones de personas de todo el mundo. Tanto el té verde como el té negro están hechos con hojas de la planta Camellia sinensis.

La diferencia clave entre los dos es que el té negro se fermenta y el té verde no.

Para hacer té negro, las hojas se enrollan primero y luego se exponen al aire para activar el proceso de fermentación. Esta reacción hace que las hojas se vuelvan marrones oscuras y permite que los sabores se intensifiquen (1).

Por otro lado, el té verde se seca pero se evita la fermentación y, por lo tanto, es mucho más claro que el té negro.

Vamos a ver qué té es más saludable. El té verde o té negro.

Té verde o té negro ofrecen beneficios compartidos.

Si bien el té verde y el té negro son diferentes, pueden proporcionar ciertos beneficios para la salud similares.

El té verde o té negro pueden proteger nuestro corazón.

Tanto el té verde como el negro son ricos en un grupo de antioxidantes protectores llamados polifenoles. Es más, ambos contienen flavonoides, un subgrupo de polifenoles.

Sin embargo, difieren en el tipo y la cantidad de flavonoides. Por ejemplo, el té verde contiene una cantidad mucho mayor de galato de epigalocatequina (EGCG), mientras que el té negro es una fuente rica de teaflavinas (2).

Se cree que los flavonoides del té verde y del té negro protegen nuestro corazón (3).

Un estudio con animales descubrió que el té verde y el té negro eran igualmente efectivos para prevenir la formación de placas sanguíneas en un 26% con la dosis más baja y hasta un 68% con la dosis más alta.

El estudio también demostró que ambos tipos de té ayudaron a reducir el colesterol LDL y los triglicéridos (4).

Dos revisiones, que examinaron más de 10 estudios de calidad, demostraron que beber té verde y té negro también puede reducir tu presión arterial (56).

Además, otra revisión de estudios con té verde demostró que las personas que bebían 1-3 tazas al día tenían un 19% y un 36% menos de riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular, respectivamente, en comparación con aquellas personas que tomaban menos de una taza de té verde al día. (7)

Del mismo modo, beber al menos tres tazas de té negro podría reducir nuestro riesgo de sufrir enfermedad cardíaca en un 11%.

Pueden mejorar la función cerebral.

El té verde y el té negro contienen cafeína, un estimulante conocido.

El té verde contiene menos cafeína que el té negro, alrededor de 35 mg de cafeína por taza de té verde, en comparación con los 39-109 mg de la misma porción de té negro (89).

La cafeína estimula nuestro sistema nervioso bloqueando el neurotransmisor adenosina. También ayuda con la liberación de neurotransmisores que mejoran el estado de ánimo, como la dopamina y la serotonina (1011).

Como resultado, la cafeína puede aumentar el estado de alerta, el estado de ánimo, la vigilancia, el tiempo de reacción y el recuerdo a corto plazo.

El té verde y el té negro también contienen el aminoácido L-teanina, que no está presente en el café.

Parece que la L-teanina cruza la barrera hematoencefálica y desencadena la liberación de un neurotransmisor inhibitorio en el cerebro llamado ácido gamma-aminobutírico (GABA), que produce un estado relajado pero alerta (121314).

Al mismo tiempo, también promueve la liberación de las hormonas que mejoran el estado de ánimo como la dopamina y la serotonina (15).

Se cree que la L-teanina equilibra los efectos de la cafeína. Las dos sustancias pueden incluso tener una interacción positiva. Un estudio demostró que las personas que ingirieron L-teanina y cafeína juntas mostraron más atención que cuando las tomaron solas (16).

En general, existe un poco más de L-teanina en el té verde que en el té negro, aunque las cantidades pueden variar considerablemente.

Tanto el té verde como el té negro son excelentes alternativas al café para las personas que desean una elevación del estado de ánimo sin notar la inquietud reveladora del café.

El té verde es rico en el potente antioxidante galato de epigalocatequina.

El té verde es una fuente excelente del potente antioxidante galato de epigalocatequina (EGCG).

Aunque el té verde contiene otros polifenoles, como la catequina y el ácido gálico, el galato de epigalocatequina se considera el más poderoso y es responsable de muchos de los beneficios del té verde para la salud (17).

Aquí tienes una lista de los posibles beneficios del galato de epigalocatequina en el té verde:

  • Cáncer: Varios estudios de laboratorio demostraron que el galato de epigalocatequina del té verde puede inhibir la multiplicación de las células cancerosas y provocar la muerte de las células cancerosas (1819).
  • Enfermedad de Alzheimer: El galato de epigalocatequina puede reducir los efectos nocivos de las placas de amiloide que se acumulan en los pacientes con Alzheimer (2021).
  • Contra la fatiga: Un estudio descubrió que los ratones que consumían una bebida que contenía galato de epigalocatequina en lugar de agua conseguían mantenerse más tiempo nadando antes de notar agotamiento (22).
  • Protección hepática: El galato de epigalocatequina ha demostrado reducir el desarrollo de hígado graso en ratones con una dieta alta en grasas (2324).
  • Antimicrobiano: Este antioxidante puede dañar las paredes de las células bacterianas e incluso puede reducir la transmisión de algunos virus (252627).
  • Calmante: Puede interactuar con los receptores de nuestro cerebro para mostrar un efecto calmante en nuestro cuerpo (2829).

Aunque la mayoría de las investigaciones sobre los atributos del galato de epigalocatequina del té verde se han llevado a cabo en estudios de laboratorio o en animales, los hallazgos dan credibilidad a los beneficios reportados desde hace tiempo de beber té verde.

El té negro contiene teaflavinas beneficiosas.

Las teaflavinas son un grupo de polifenoles que son exclusivos del té negro. Se forman durante el proceso de fermentación y representan el 3-6% de todos los polifenoles del té negro (30).

Las teaflavinas parecen ofrecer muchos beneficios para la salud, todas relacionadas con su capacidad antioxidante.

Estos polifenoles pueden proteger a las células grasas del daño de los radicales libres y pueden mejorar la producción natural de antioxidantes de nuestro cuerpo (3031).

Además, es posible que sean responsables de proteger nuestro corazón y vasos sanguíneos.

Un estudio en animales demostró que las teaflavinas pueden reducir el riesgo de formación de placa en los vasos sanguíneos al reducir la inflamación y aumentar la disponibilidad de óxido nítrico, lo que ayuda a dilatar los vasos sanguíneos (32).

Además, se ha demostrado que las teaflavinas reducen significativamente los niveles de colesterol y azúcar en la sangre (33).

Incluso pueden promover la descomposición de las grasas y han sido recomendados como una posible ayuda para el control de la obesidad (34).

De hecho, las teaflavinas del té negro pueden tener la misma capacidad antioxidante que los polifenoles del té verde (35).

Te negro o te verde

¿Cuál deberías beber?

El té verde y el té negro tiene beneficios parecidos. Si bien difieren en su composición de polifenoles, pueden presentar los mismos efectos beneficiosos sobre la función de los vasos sanguíneos (36).

La mayoría de las investigaciones indican que el té verde tiene propiedades antioxidantes más fuertes que el té negro, pero un estudio demostró que el té verde y el té negro mostraron efectos antioxidantes igualmente efectivos (3738).

Aunque ambos contienen cafeína, el té negro generalmente contiene más cafeína, lo que hace que el té verde sea mejor opción para las personas sensibles a este estimulante. Además, el té verde contiene más L-teanina, un aminoácido que calma y puede equilibrar los efectos de la cafeína.

Pero si estás buscando un chute de cafeína que no sea tan fuerte como el café, el té negro podría ser una gran opción para ti.

Ten en cuenta que tanto el té negro como el té verde contienen taninos, que pueden unirse a los minerales y reducir su capacidad de absorción. Por lo tanto, el té se debe consumir mejor entre comidas (39).

¿Has pensado comprar té matcha?

El matcha procede de la misma planta que el té verde pero, como se obtiene de toda la hoja, presenta una cantidad más concentrada de antioxidantes y compuestos beneficiosos de las plantas. Comprar té matcha puede ser una de las mejores cosas que hagas cuando vayas al supermercado.

Varios estudios han demostrado una gran variedad de beneficios para la salud asociados con el té matcha y sus componentes, que engloban desde la mejora en la pérdida de peso hasta la reducción del riesgo de enfermedad cardíaca.

Lo mejor de todo es que el té matcha es fácil de preparar, por lo que puedes introducirlo en tu dieta sin esfuerzo y darle a tu día un sabor extra.

Conclusión final.

El té verde o té negro presenta propiedades saludables parecidas, incluso para el corazón y el cerebro.

Los antioxidantes que aportan son distintos pero si bien el té verde puede presentar antioxidantes más potentes, la evidencia científica no favorece mucho a un té sobre el otro.

Ambos contienen estimulantes, en este caso, cafeína y L-teanina, que presenta un efecto calmante.

La verdad es que tanto el té negro como el té verde son excelentes componentes de tu dieta.

Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Compártelo con tus amigos!!