✨ Propiedades de la Rhodiola rosea para la salud.

propiedades de la rhodiola

La Rhodiola rosea es capaz de reducir el estrés, estimular el sistema inmunológico, disminuir la inflamación y eliminar la fatiga. Hace muchos años que se utiliza en la medicina tradicional y podría convertirse en la planta medicinal más popular en los próximos años.

Vamos a contarte algo más sobre sus propiedades y beneficios para a salud.

¿Qué es la Rhodiola rosea?

La Rhodiola rosea es una planta con flores que crece en climas muy fríos y en altitudes elevadas. Su raíz se ha utilizado en la medicina tradicional en las montañas del Cáucaso, Escandinavia, China y Rusia para mejorar la concentración y la resistencia tanto del cuerpo como de la mente [1, 2].

Otras especies estrechamente relacionadas con Rhodiola rosea también se utilizan en la medicina tradicional. Aquí podemos incluir a Rhodiola imbricata, Rhodiola algida y Rhodiola crenulata. Juntas, estas plantas son más conocidas como adaptógenas: sustancias que ayudan a combatir el estrés.

Sin embargo, las raíces y extractos de Rhodiola presentan otros beneficios cognitivos y físicos [3, 4].

Pros y contras de tomar Rhodiola rosea.

Pros.

  • Combate el estrés oxidativo.
  • Reduce el estrés y la fatiga.
  • Combate la infeccion.
  • Refuerza el sistema inmunológico.
  • Disminuye la inflamacion.
  • Suprime el crecimiento de tumores.
  • Mejora el estado de ánimo.
  • Aumenta la función cerebral.
  • Previene el daño nervioso y cerebral.
  • Previene la acumulación de grasa y quema energía.
  • Protege el corazón y los pulmones.
  • Reduce el dolor.
  • Puede mejorar la función sexual.

Contras.

  • Posibles interacciones con medicamentos.
  • Puede no ser efectivo para todo el mundo.

Componentes bioactivos.

Vamos a destacar los componentes bioactivos presentes en la Rhodiola rosea que aportan la mayoría de sus beneficios.

Salidrósido.

El salidrósido, también conocido como rodiolósido, es considerada la molécula bioactiva más importante de la Rhodiola rosea. Es probable que sea responsable de los efectos protectores y estimulantes en el cerebro [5, 6].

Rosavinas.

Las rosavinas tienen casi las mismas propiedades que el salidrósido pero requiere una dosis más alta para producir el mismo efecto [7].

Tirosol.

El tirosol está presente en los extractos estandarizados de Rhodiola rosea pero a menudo no está marcado en suplementos comerciales. El tirosol es un antioxidante y también puede contribuir a otras propiedades beneficiosas de la Rhodiola rosea [8].

Para qué sirve la Rhodiola rosea.

Rhodiola rosea es capaz de ayudar a personas con estrés, ansiedad, fatiga, depresión, agotamiento y problemas cardíacos. También se utiliza para estimular el sistema inmunológico y aumentar la vida útil [910].

Es una lista muy larga pero ¿la investigación lo respalda? La gran mayoría, sí [11, 12].

Rhodiola rosea activa la proteína AMPK, aumenta la proteína Nrf2 y bloquea la vía JAK 2-STAT3. Vamos a profundizar en estos mecanismos.

Activación de la AMPK.

Muchos de los efectos positivos de la Rhodiola se atribuyen a una proteína llamada AMPK, importante para el balance energético y para prevenir el estrés oxidativo.

Previene la resistencia a la insulina, mantiene bajos los niveles de azúcar en la sangre y detiene la acumulación de grasa en el hígado. Cuando los radicales libres se acumulan, la AMPK aumenta la producción de proteínas antioxidantes [13].

El factor nuclear-κB (NF-kB) controla muchos genes que causan inflamación, y es muy activo en enfermedades inflamatorias como la artritis, la enfermedad de Crohn y la aterosclerosis. La AMPK reduce la inflamación al disminuir la actividad de NF-κB [14].

La AMPK también puede aumentar la actividad de PI3K, una proteína importante para la señalización de la insulina [15].

Los extractos de Rhodiola y el salidrósido puro activan la AMPK y pueden mejorar algunos o todos sus efectos [16].

Activacion Nrf2.

La proteína Nrf2 activa numerosas proteínas antioxidantes importantes y protege contra el estrés oxidativo. Los componentes bioactivos de la Rhodiola aumentan la actividad de Nrf2 y sus efectos antioxidantes [17].

Inhibición JAK2- STAT3.

En combinación, los genes JAK2 y STAT3 forman una vía que aumenta la inflamación. El salidrósido de la Rhodiola rosea bloquea esta vía y, por lo tanto, reduce la inflamación [18].

Beneficios de la Rhodiola rosea para la salud.

Entre los beneficios de la Rhodiola rosea destacamos los siguientes:

Efectos antioxidantes.

Los radicales libres son moléculas potencialmente dañinas que se producen durante el metabolismo energético en una célula saludable.

Los radicales libres son completamente naturales pero deben existir en equilibrio con los antioxidantes para prevenir el estrés oxidativo excesivo, que puede dañar las grasas, las proteínas y el ADN.

Desafortunadamente, se pueden crear muchos radicales libres a través de la exposición a la radiación o a sustancias dañinas como el humo del cigarrillo, los contaminantes del aire y los químicos industriales [19].

El salidrósido de la Rhodiola rosea ayuda a restablecer el equilibrio entre los radicales libres y los antioxidantesProtege al cerebro contra el flujo sanguíneo deficiente y el derrame cerebral.

El salidrósido activa la ruta Nrf2, que activa los genes protectores, aumenta las proteínas antioxidantes y protege las células [20].

La Rhodiola reduce y previene el estrés oxidativo también mediante la activación de la AMPK. Como se mencionó, la AMPK activa las proteínas antioxidantes y también puede impulsar la vía Nrf2, lo que le da a la Rhodiola un poder antioxidante doble [21].

Propiedades anti-envejecimiento.

La actividad antioxidante de la Rhodiola puede ayudar a combatir el envejecimiento, aunque los mecanismos no están bien estudiados en los seres humanos. Sin embargo, es bien sabido que el alto estrés oxidativo subyace en muchas enfermedades crónicas y problemas de salud relacionados con la edad [22].

Por ejemplo, la osteoporosis, una enfermedad que causa que la densidad ósea disminuya a medida que la persona envejece, es parcialmente causada por el estrés oxidativo. Los efectos antioxidantes del salidrósido pueden ayudar a prevenir la osteoporosis y mantener la salud ósea en el futuro [23].

Combate el estrés.

La Rhodiola rosea es un adaptógeno: un compuesto que combate el estrés ayudando al cuerpo (y especialmente al cerebro y al sistema inmunológico) a mantener un estado normal y equilibrado [24].

El salidrósido, como muchos adaptógenos, actúa sobre el eje HPA: hipotálamo, glándula pituitaria y glándula suprarrenal. Este sistema de glándulas controla muchas de las respuestas al estrés del cuerpo, como la liberación de cortisol [25].

Adaptógenos como el salidrósido también afectan la expresión de Hsp70, una proteína de choque térmico que ayuda a las células a adaptarse a la exposición repetida a la misma fuente de estrés. Sin embargo, el efecto real del salidrósido en Hsp70 no está claro [26]:

Algunos estudios sugieren que los adaptógenos como Rhodiola generalmente aumentan la expresión de Hsp70, lo que aumenta la tolerancia al estrés emocional y físico en personas sanas.

Otros estudios concluyen que el salidrósido disminuye la expresión de Hsp70 en las células cancerosas del estómago, lo que contribuye a sus efectos para combatir el cáncer.

La conclusión es que las células sanas y cancerosas no se comportan de la misma manera. Los efectos del salidrósido en la Hsp70 parecen ser siempre beneficiosos pero que esta ruta se «active» o «desactive» puede depender de las células a las que se dirige y de nuestra salud .

Trata el acné y elimina bacterias.

Los extractos y la raíz seca de Rhodiola pueden destruir las bacterias con las que se encuentra. En un estudio, demostró ser capaz de combatir todas las especies de bacterias estudiadas, incluyendo Staphylococcus aureusListeria monocytogenes y Escherichia coli [27].

El salidrósido también se puede utilizar para reducir el acné.

Los tratamientos estándar contra el acné pueden desencadenar resistencia a los antibióticos en las bacterias de la piel, lo que hace que las alternativas eficaces sean más importantes que nunca.

El salidrósido interrumpe la biopelícula presente en el acné, una capa delgada y viscosa de células bacterianas que se adhieren entre sí debajo de la piel. Las biopelículas protegen a las bacterias del daño y, por lo demás, son muy difíciles de eliminar [28].

Fortalece el sistema inmune.

El extracto de Rhodiola mejora la respuesta inmune natural del cuerpo a las amenazas de bacterias y virus.

La Rhodiola activa tres importantes genes de respuesta inmunitaria, RIG-I, MDA5 e ISG, en un tipo de glóbulos blancos llamados monocitos. En un estudio del virus del dengue, este efecto epigenético aumentó las citoquinas en las células infectadas mejorando la capacidad de las células para eliminar el virus [29].

Las citoquinas a menudo se etiquetan como «malas» porque se relacionan con una alta inflamación crónica. Sin embargo, durante la infección aguda, nuestro sistema inmunológico necesita el equilibrio correcto de citoquinas para realizar un ataque exitoso. Sin embargo, esta vía puede estar ya activada en exceso en tu cuerpo si sufres de inflamación crónica y enfermedades autoinmunes.

Las células T auxiliares son un tipo de glóbulo blanco que activa otras células inmunitarias mediante la liberación de citoquinas. Se pueden dividir en células Th1 y Th2.

Las células Th1 son importantes para combatir infecciones bacterianas mientras que las células Th2 inducen reacciones alérgicas y respuestas contra amenazas físicamente mayores como los parásitos [30].

En un estudio con ratones, el extracto de Rhodiola aumentó la producción de citoquinas Th1 y no pareció afectar a las citoquinas Th2. También evitó que las células T murieran y mejoró la tasa de supervivencia general de los ratones durante la infección [31].

En general, la Rhodiola mejora la respuesta Th1, sin afectar mucho la respuesta Th2. Incluso puede equilibrar el sistema inmunológico y disminuir activamente las citoquinas inflamatorias en algunos casos.

Inmediatamente después de un entrenamiento intenso, los atletas tienen una disminución en su función inmunológica: un período durante el cual es más probable que, por ejemplo, se resfríen [32].

La Rhodiola puede ayudar a aumentar la función inmunológica en el momento justo. En un estudio, corredores de maratón tomaron 600 mg/día de Rhodiola durante un mes antes y una semana después de dicha carrera.

Después, los investigadores tomaron muestras de sangre de los corredores e introdujeron virus en ellos. En los corredores que habían estado tomando Rhodiola, el virus creció y se propagó más lentamente que en aquellos que no lo habían hecho; este resultado sugiere que las personas que toman suplementos de Rhodiola pueden tener una capa adicional de protección [33].

Reduce la inflamación.

JAK2 y STAT3 son dos genes que, cuando se combinan, forman una vía que aumenta la inflamación. El salidrósido evita que la ruta JAK2-STAT3 se active, de esta manera, disminuye la inflamación [34].

La Rhodiola reduce selectivamente las citoquinas inflamatorias IL-1, IL-6 y TNF-alfa. Sus extractos pueden reducir la expresión de estas citoquinas en todo el cuerpo.

En un estudio con ratones inyectados con una toxina de E. coli, una gran dosis de extracto de Rhodiola redujo significativamente la inflamación en el riñón y el cerebro [35].

El salidrósido, en particular, redujo en gran medida la expresión de estas citoquinas en células cerebrales inmunes llamadas microglia. La inflamación de estas células se relaciona con disfunción cognitiva y enfermedades como el Alzheimer [36].

Los resultados sobre su capacidad antiinflamatoria parecen contradictorios. En algunos estudios, aumentó la citoquina IFN-gamma; en otros, disminuyó. Parece ser beneficioso a dosis bajas y volverse tóxico a niveles más altos [37].

Este fenómeno también se conoce como hormesis. Es decir, a las dosis correctas, esta planta desencadena una respuesta de estrés adaptativa que puede hacerla más resistente a dosis más altas y a muchos otros factores estresantes y amenazantes, incluida la inflamación [38].

Suprime el crecimiento de tumores.

A través de sus efectos antioxidantes y antiinflamatorios, la Rhodiola puede ayudar a prevenir el cáncer y retardar el crecimiento de tumores [39].

Cuando un tumor crece, estimula el crecimiento de vasos sanguíneos alrededor de sí mismo para poder recibir nutrientes y deshacerse de los desechos. Este proceso se llama angiogénesis. Los extractos de Rhodiola inhiben la angiogénesis y, por lo tanto, pueden suprimir el crecimiento de un tumor [40].

STAT3 es extremadamente importante para el crecimiento de células tumorales y el salidrósido previene su activación. De hecho, bloquea esta vía de manera tan efectiva que puede combinarse con medicamentos de quimioterapia para ayudar a eliminar tumores. Esta combinación ya se ha probado en células de cáncer de colon, con buenos resultados [41].

Incluso solo, el salidrósido detuvo o invirtió el crecimiento de las células en cánceres de vejiga, mama, estómago, cerebro, pulmón y fibrosarcoma. La suplementación también puede ayudar a prevenir que el cáncer vuelva una vez que esté en remisión [42].

Mejora el estado de ánimo.

Los extractos de Rhodiola, especialmente el salidrósido, pueden disminuir los síntomas de la depresión y, en general, mejorar el estado de ánimo. En personas con depresión leve a moderada, puede ser una alternativa segura a medicamentos de la familia de la sertralina [43].

El extracto de Rhodiola activa directamente cuatro neurotransmisores importantes: norepinefrina, serotonina, dopamina y acetilcolina. La dopamina baja está muy asociada con la depresión y con frecuencia se pasa por alto. El efecto de esta planta sobre la dopamina puede explicar sus beneficios para mejorar el estado de ánimo [44].

En un estudio, el salidrósido de la Rhodiola redujo significativamente las citoquinas inflamatorias y volvió los niveles de neurotransmisores a niveles normales en los cerebros de ratas [45].

Su efecto antidepresivo también puede deberse a su capacidad para inhibir la monoaminooxidasa (MAO). La MAO descompone los neurotransmisores, mientras que bloquearla puede elevar los niveles de neurotransmisores.

La monoaminooxidasa también es el objetivo de algunos fármacos antidepresivos como la selegilina, la fenelzina y la isocarboxazida. Esta clase de medicamentos puede interactuar peligrosamente con la Rhodiola por eso debes consultarlo antes con tu médico [46].

Presenta efectos nootrópicos.

Los nootrópicos son un grupo ecléctico de sustancias unidas por un efecto: mejorar la función cerebral. El nootrópico más utilizado es la cafeína pero existe una gran variedad de plantas con efectos nootrópicos, como el ginseng, el ginkgo, la cúrcuma y la salvia [47].

El extracto de Rhodiola es un prometedor suplemento nootrópico. Estimula la actividad del cerebro y activa los neurotransmisores norepinefrina, serotonina, dopamina y acetilcolina. Juntos, estos neurotransmisores son importantes para la memoria, la concentración y el aprendizaje [48].

Además, esta planta mejora la vigilia y reduce tanto la fatiga física como la mental, así como la ansiedad. Por lo tanto, sus beneficios para la protección cerebral y la reducción del estrés se deben a su potencial nootrópico [49].

Protege el cerebro.

Al activar la AMPK, la Rhodiola puede proteger los nervios y las neuronas del daño en la enfermedad de Alzheimer y otras lesiones cerebrales [50].

Accidente cerebrovascular.

En un estudio con ratas, el salidrósido protegió contra los peores efectos del daño cerebral en diferentes tipos de apoplejía. Las ratas que recibieron salidrósido antes de sufrir daño cerebral tuvieron menos inflamación y el volumen total de tejido dañado fue significativamente menor. Estos resultados sugieren que la suplementación puede aumentar la protección cerebral en personas con riesgo de accidente cerebrovascular [51].

La mejor oportunidad para que una persona se recupere de un derrame cerebral es buscar tratamiento lo antes posible; cuanto más se tarde en llegar a un hospital, menos probable es que se produzca una recuperación completa. El salidrósido de la Rhodiola puede reducir las complicaciones del accidente cerebrovascular incluso cuando el tratamiento estándar se retrasa [52].

Los efectos antioxidantes de este adaptógeno pueden explicar su capacidad para proteger el sistema nervioso de diversos daños. Los radicales libres pueden dañar todas las células del cerebro, incluidas las células madre neurales en el cerebro en crecimiento. La Rhodiola aumenta la expresión de proteínas antioxidantes y reduce los radicales libres en el cerebro [53].

Enfermedad de Alzheimer.

PI3K, AKT y mTOR son tres proteínas que forman una ruta clave para el crecimiento y la multiplicación de las células. En el cerebro, previene la muerte de las neuronas.

El salidrósido aumenta la actividad de esta vía, ayuda a mantener vivas las neuronas y, por este motivo, puede ser útil para la enfermedad de Alzheimer.

Específicamente, la activación de la AMPK se caracteriza por su capacidad protectora del cerebro [54].

Enfermedad de Parkinson.

En la enfermedad de Parkinson, las neuronas mueren en una región de los ganglios basales. El aumento del estrés en una parte de la célula llamada retículo endoplásmico puede ser el desencadenante.

El salidrósido protege el retículo endoplásmico del estrés, reduciendo así la muerte celular y protegiendo los ganglios basales [55].

Protege el hígado.

La AMPK le dice al hígado cuándo almacenar energía y cuándo liberarla. Cuando la AMPK es baja, el hígado almacena más energía como grasa; cuando la AMPK es alta, los ácidos grasos se descomponen y se usan para obtener energía [56].

El extracto de Rhodiola activa la AMPK, reduciendo la tasa de almacenamiento de grasa. Por lo tanto, puede ayudar a controlar las enfermedades hepáticas causadas por la acumulación de grasa, como la enfermedad del hígado graso no alcohólico  [57].

Presenta efectos antidiabéticos.

La AMPK aumenta la sensibilidad a la insulina y la cantidad de azúcar absorbida de la sangre por varios tejidos. De esta manera, los niveles altos de AMPK reducen el riesgo de desarrollar resistencia a la insulina, prediabetes y diabetes [58].

Los medicamentos para la diabetes como la metformina funcionan, en parte, mediante la activación de la AMPK. Y debido a que la Rhodiola activa la AMPK, también puede disminuir de manera segura el riesgo de diabetes [59].

Protege el corazón.

En el corazón y en otras partes del cuerpo, la AMPK mantiene un equilibrio oxidativo: en respuesta al estrés oxidativo, la AMPK activa los genes que producen proteínas antioxidantes y reduce la presión arterial.

Las mutaciones en el gen AMPK pueden causar problemas con el ritmo cardíaco y causar el síndrome de Wolf-Parkinson-White, una condición cardíaca rara [60].

El extracto de Rhodiola activa la AMPK y, por lo tanto, protege al corazón del estrés oxidativo, disminuye la presión arterial y mantiene el ritmo correcto de los latidos del corazón [61].

Mejora la salud pulmonar.

Necesitamos oxígeno que fluya constantemente a través de nuestros pulmones pero la combinación de toxinas y oxígeno en exceso puede producir un peligroso cóctel de radicales libres y estrés oxidativo. Los pulmones son especialmente vulnerables al estrés oxidativo [62].

En los pulmones, el estrés oxidativo durante un largo período de tiempo puede provocar asma, cáncer respiratorio y enfermedad pulmonar obstructiva crónica, o EPOC [63].

Al aumentar la expresión de proteínas antioxidantes y reducir las citoquinas inflamatorias, el salidrósido de la Rhodiola puede proteger contra el daño oxidativo a los pulmones.

Disminuye el dolor.

La Rhodiola puede disminuir la sensación de dolor y parece ser un analgésico seguro y natural. En múltiples estudios, esta planta y sus extractos redujeron el dolor y la hinchazón en ratas con diabetes, artritis y lesiones [64].

Ambos de sus principales componentes activos, el salidrósido y las rosavinas, parecen reducir el dolor al disminuir la inflamación. En este sentido, son similares a muchos analgésicos antiinflamatorios de uso común como el ibupofeno [65].

Mejora la función sexual.

La Rhodiola a veces se comercializa como un refuerzo de la libido o un remedio para la disfunción eréctil. En combinación con zinc, ácido fólico y biotina, puede ser útil para la eyaculación precoz [66].

Sin embargo, estas afirmaciones se basan en un solo estudio. Este estudio, que se realizó en 120 adultos mayores de 50 años, no incluyó un grupo placebo o control y no se centró únicamente en la función sexual, sino en una variedad de síntomas físicos y cognitivos [67].

De hecho, el efecto potencial de la Rhodiola en la función sexual está probablemente vinculado a sus propiedades antidepresivas. Un estudio demostró que redujo todos los síntomas en personas con agotamiento, incluida la disfunción sexual [68].

La función sexual y el estrés están estrechamente relacionados. Al aumentar la resistencia al estrés y los antioxidantes, este adaptógeno puede contribuir a una libido saludable.

En otros casos, sin embargo, la disfunción sexual y eréctil no están vinculadas al estrés. En esos casos, la Rhodiola no tendrá un efecto significativo [69].

propiedades de la rhodiola

Efectos secundarios de la Rhodiola rosea.

Tomada sola, la Rhodiola es generalmente segura y bien tolerada a dosis terapéuticas, con efectos secundarios leves o moderados. Los efectos secundarios más comunes en las personas que toman esta planta para la ansiedad fueron mareos y sequedad de boca [70].

La suplementación con Rhodiola es posiblemente segura en mujeres embarazadas y lactantes. En múltiples estudios, los extractos utilizados en ratones gestantes y lactantes mejoraron la inmunidad y la función del timo sin efectos negativos.

Sin embargo, ningún estudio ha determinado su efecto en mujeres embarazadas o lactantes, aunque esta planta suele administrarse a mujeres embarazadas en Georgia. Hasta que los estudios clínicos analicen estos efectos, no recomendamos la suplementación con Rhodiola durante el embarazo o la lactancia [71, 72].

Una dosis de 660 mg/día, combinada con vitamina C, disminuyó la fatiga mental, aumentó la puntuación en exámenes y la capacidad de aprendizaje de idiomas en adolescentes.

Los efectos de la Rhodiola en niños no han sido estudiados formalmente. Sin embargo, el té de Rhodiola se da tradicionalmente a los niños de las montañas del Cáucaso [73].

Interacciones con medicamentos.

El salidrósido y las rosavinas son moléculas altamente activas con diversos efectos en el cuerpo. Como tal, cualquier persona que tome medicamentos debe tener cuidado al suplementarse con Rhodiola rosea.

Antidepresivos.

  • IMAO: Los inhibidores de la monoaminooxidasa no deben combinarse con ninguna sustancia que aumente la dopamina o la norepinefrina, excepto si lo recomienda tu médico [74].
  • ISRS: Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, como el escitalopram y la paroxetina, pueden interactuar con la Rhodiola y producir efectos secundarios no deseados como dolor muscular, dolor en las encías y latidos cardíacos irregulares. La inquietud, el temblor, la sudoración y otros síntomas del síndrome de serotonina también pueden aparecer [75].

Si está tomando antidepresivos, no tomes suplementos con Rhodiola sin consultar a tu médico.

Antidiabéticos.

  • Metformina: La Rhodiola y la metformina presentan efectos similares porque ambos activan la AMPK y aumentan la sensibilidad del cuerpo a la insulina. Si estás tomando metformina por algún motivo, habla con tu médico antes de suplementarte con esta planta [76].
  • Cualquier sustrato CYP2C9: La Rhodiola inhibe la enzima que descompone muchos medicamentos orales para la diabetes.

Antihipertensivos.

La Rhodiola reduce la presión arterial mediante la activación de la AMPK. Recomendamos precaución al suplementarte con esta planta si ya estás tomando medicamentos para bajar tu presión arterial [77].

Muchos medicamentos para la presión arterial también son metabolizados por el CYP2C9 [78].

Sustratos CYP2C9.

Muchos medicamentos se descomponen por un grupo de enzimas llamadas citocromo P450 o CYP. En el hígado, los CYP metabolizan muchos medicamentos: si se bloquean los CYP, estos medicamentos permanecerán en el torrente sanguíneo durante más tiempo y en concentraciones más altas, intensificándose sus efectos [79].

Estudios contradictorios han sugerido dos efectos opuestos de la Rhodiola sobre la enzima CYP2C9. En dos estudios, bloqueó los efectos del CYP2C9; y en un estudio, el salidrósido solo aumentó la actividad del CYP2C9. Se requiere más investigación para comprender completamente cómo esta planta y sus compuestos activos afectan al CYP2C9 [80].

Los sustratos de CYP2C9 incluyen cualquier compuesto metabolizado por esta enzima. Estos medicamentos pueden alcanzar niveles más altos en la sangre cuando se combinan con extractos de Rhodiola:

  • AINE como la aspirina, el ibuprofeno y el naproxeno [81].
  • Anticoagulantes como la warfarina [82].
  • Antihipertensivos como losartán [83].
  • Fenitoína, que se prescribe para prevenir las convulsiones [84].

Algunos de estos medicamentos, especialmente la warfarina y la fenitoína, tienen un índice terapéutico estrecho. Esto significa que variaciones muy pequeñas en la dosis pueden tener una amplia variedad de efectos. En algunos casos, incluso un cambio en la dieta puede alterar el efecto de estos medicamentos.

La Rhodiola puede interactuar con warfarina y fenitoína de maneras inesperadas. Consulta a tu médico antes de suplementarte con Rhodiola si estás tomando estos medicamentos [85].

Otros fármacos aumentan o disminuyen la actividad de CYP2C9 y pueden interactuar con Rhodiola, pero estas interacciones aún no se han estudiado.

Aconsejamos precaución al combinar esta planta con cualquier medicamento.

Dosis de Rhodiola rosea recomendadas.

Los suplementos de Rhodiola rosea están disponibles en forma de cápsulas, té o extractos líquidos.

Los extractos de alta calidad, como los utilizados en la investigación médica, deben contener al menos un 3% de rosavinas y un 1% de salidrósido.

Otras especies de Rhodiola, como R. crenulata, pueden contener una concentración mucho mayor de salidrósidos [86].

Un estudio reciente sobre los suplementos de Rhodiola recomendó 400 mg/día de extracto seco de Rhodiola (o 300-1000 mg de raíz) para reducir los síntomas de la fatiga crónica [87].

Para el TDAH y las dificultades de concentración y aprendizaje, los médicos generalmente recomiendan aumentar gradualmente y no exceder los 450 mg/día (tres cápsulas de 150 mg) y tomar el extracto media hora antes de la comida. Asegúrate de consultar a tu propio médico antes de tomar Rhodiola a esta dosis clínica [88].

Ashwagandha y Rhodiola.

La Rhodiola a menudo se combina con otras plantas, como la Ashwagandha. Algunos profesionales recomiendan combinar estas dos plantas para mejorar los síntomas del TDAH; sin embargo, no hay estudios formales sobre esta mezcla de plantas [89].

La Ashwagandha disminuye el estrés al reducir la cantidad de cortisol y otras hormonas del estrés en el cuerpo. La Ashwagandha también mejora la función cognitiva, tiene efectos antioxidantes y estimula el sistema inmunitario [90].

Sin embargo, la Ashwagandha y la Rhodiola tienen diferentes componentes activos. Los efectos terapéuticos de la Ashwagandha son probablemente causados ​​por la aferina A y la toanolida D.

Los componentes más activos de la Rhodiola son el salidrósido y las rosavinas. Estos compuestos, en combinación, pueden funcionar mejor que cualquiera de ellos solos. Sin embargo, esto aún no se ha investigado [91].

Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Compártelo con tus amigos!!