🌼💦 ¿Qué son los aceites esenciales?

Para que sirven los aceites esenciales

Los antiguos alquimistas decían que los aceites esenciales son el «alma de las plantas«, y no les faltaba razón, porque contienen de forma concentrada todos los principios activos de las plantas de las que proceden, es decir, su esencia.

Poseen, por tanto, un inmenso potencial terapéutico.

Los aceites esenciales representan la parte de la planta más sutil, la parte volátil, y es aquella parte que actúa terapéuticamente en los niveles más altos de la enfermedad.

Muy aconsejable para completar tratamientos con fitoterapia, aunque sea a dosis mínimas.

En realidad, los aceites esenciales son una mezcla de distintas sustancias químicas biosintetizadas por las plantas.

Son volátiles y muy aromáticos, con el intenso olor característico de las flores, árboles, frutos, hierbas, especias y semillas de las que proceden.

Características y diferencias entre aceites vegetales y aceites esenciales.

No hay que confundir los aceites esenciales con los aceites vegetales.

Se trata de productos molecularmente distintos, y que además proceden de distintos procesos metabólicos de las plantas.

A continuación, vamos a ver de forma resumida, sus rasgos en común y sus diferencias.

Características del aceite vegetal.

  • Estructura molecular grande.
  • No volátil, deja mancha grasa.
  • Procede del metabolismo primario de la planta.
  • Contiene ácidos grasos.
  • Se obtiene de partes grasas de la planta (semillas, frutos, …).
  • Saponificable.
  • Poco o ningún olor.
  • Se obtiene por procedimientos mecánicos (por ejemplo, presión).
  • No tóxico.
  • Uso alimentario/cosmético.

Características del aceite esencial.

  • Estructura molecular pequeña.
  • Volátil, no deja mancha grasa.
  • Procede del metabolismo secundario de la planta.
  • Se obtiene de partes no grasas de la planta (hojas, ramas, flores, raíces,…)
  • Insaponificable.
  • Fuertemente aromático.
  • Se obtiene fundamentalmente mediante destilación por arrastre de agua.
  • En dosis moderadas, tóxico; por eso hay que utilizarlo diluido y en pequeñas dosis.
  • Uso cosmético/terapéutico. También se utilizan en perfumería.
  • Soluble en alcohol, grasas, ceras y aceites vegetales.

Características comunes entre aceite vegetal y aceite esencial.

  • Naturaleza lipídica.
  • Solubles en grasa (liposolubles).
  • No solubles en agua.
  • Menos densos que el agua (flotan en ella).
  • Se pueden mezclar entre si.
  • Textura untuosa.

En función de su estructura química, los aceites esenciales pueden clasificarse en terpenoides (monoterpenos y sesquiterpenos, como limoneno, mentol, timol, cineol, carvacrol, etc…) o no terpenoides (fenilpropanoides como el eugenol, anetol, etc….).

Cada forma química tiene una acción terapéutica diferente y específica.

Una curiosidad sobre los aceites esenciales es que su función en la planta no siempre se conoce.

Pueden tener funciones defensivas, para atraer insectos y reproducirse, o para repeler depredadores, por ejemplo.

Además, solo determinadas plantas los producen, y a veces solo en determinadas condiciones.

En función de la fase de crecimiento concreta en que se halle la planta, de la situación de riego, del clima o incluso de la variedad de la planta, producirá unos aceites esenciales u otros, o más o menos cantidad de aceite esencial.

Por decirlo de otra forma y con un ejemplo: una lavanda de jardín no produce el mismo aceite esencial que una lavanda silvestre.

Por todo ello, es fundamental garantizar la calidad del aceite esencial. Lo ideal es que sean ecológicos, puros, naturales y quimiotipados.

  1. Ecológicos: Porque sólo así se garantiza que el producto contenga única y exclusivamente la totalidad de la esencia de la planta, sin trazas ni restos de otras sustancias potencialmente nocivas como herbicidas o pesticidas.
  2. Puros y naturales: Obtenidos por un delicado proceso de destilación por arrastre de vapor de agua, el más respetuoso con la planta, para conservar todos sus componentes bioquímicos y principios activos vegetales en su máxima expresión, de forma que su acción terapéutica sea la más completa que potencialmente se puede obtener de dicha planta. Únicamente los aceites esenciales procedentes de la piel de frutos cítricos frescos (naranja, limón) se obtienen por presión en frío.
  3. Quimiotipados: Lo que significa que se han realizado análisis de perfil bioquímico para certificar el origen botánico de la planta empleada y la composición de dicho aceite esencial. Ya hemos visto que estos factores dependen de distintas variables: una misma planta puede tener diferente composición química en distintas fases de crecimiento o si ha crecido en unas condiciones ambientales u otras. Solo un aceite esencial quimiotipado (es decir, cuya composición bioquímica ha sido certificada mediante análisis) garantiza el máximo poder terapéutico esperable, la máxima eficacia de sus principios activos.

Extracción de aceites esenciales.

Los alambiques antiguos siguen siendo imprescindibles para obtener una sustancia tan valiosa y concentrada como los aceites esenciales.

El alambique fue una invención del sabio persa Al-Razi allá por el siglo X, y tanto alquimistas como perfumistas fueron perfeccionando su uso desde entonces.

A día de hoy, el alambique, aunque modernizado, sigue siendo el instrumento imprescindible idóneo para extraer la esencia de la planta respetando toda su energía vegetal minimizando las alteraciones bioquímicas del producto final.

Para lograrlo, todo el proceso ha sido perfeccionado y mejorado desde la Edad Media, aunque la base es prácticamente la misma.

La destilación por arrastre de vapor de agua es una técnica usada para separar sustancias orgánicas insolubles en agua y volátiles (los aceites esenciales), de otras no volátiles que se encuentran en los tejidos vegetales de la planta, como resinas y sales orgánicas, u otros compuestos orgánicos no arrastrables.

Por ello, se calienta agua hasta el punto de evaporación, y se hace pasar pasar ese vapor de agua por otro matraz donde se han colocado las partes de la planta de las que se quiere extraer esencia.

Esta explicación, simplificada, conlleva varios pasos en los que es fundamental controlar la temperatura, la presión del vapor y otras variables, de forma que los principios activos de la planta conserven todo su potencial.

En definitiva, se trata del método más delicado y respetuoso con la planta. El producto que obtenemos contiene lo más valioso de la planta, su aceite esencial.

Valioso por sus inmensas propiedades terapéuticas y valioso también en lo económico; no en vano, para obtener 1 kg de aceite esencial de espliego, por ejemplo, se necesitan nada menos que 150 kg de planta.

Para que sirven los aceites esenciales

Formas de uso de los aceites esenciales.

Los aceites esenciales de calidad poseen un elevado poder terapéutico derivado de los principios activos vegetales que contienen en alta concentración.

Sin embargo, un beneficio más inmediato y placentero que podemos obtener procede de sus agradables y sugerentes aromas naturales.

Estas son algunas de las formas de uso más sencillas que podemos aplicar con los aceites esenciales:

Ambientador natural.

Pon unas gotas de aceite esencial en agua caliente sobre un quemador o pebetero, o bien en un difusor eléctrico, para aromatizar tu rincón favorito.

Fricciones y masajes corporales.

Diluye unas gotas de aceite esencial en una loción o crema hidratante, o en aceite de almendras.

Baño.

Unas gotas en la bañera bastarán para proporcionarnos un delicioso momento de relax. También se puede utilizar en un baño para pies cansados.

Inhalaciones.

Diluye unas gotas de aceite esencial en un recipiente de agua recién hervida, e inhala colocándote una toalla sobre la cabeza para evitar que se dispersen los vapores.

Uso interno.

Mezcla una gota de aceite esencial con un terrón de azúcar moreno o una cucharada de miel. Atención, sólo algunos aceites esenciales son apropiados para uso interno.

Antes de dormir.

Una o dos gotas de aceite esencial en tu almohada te proporcionará un sueño agradable y relajante.

En el pañuelo.

Un par de gotas en un pañuelo para respirar en cualquier momento el suave aroma de nuestro aceite esencial favorito.

Compresas.

Humedece una toalla con agua caliente en la que hayamos disuelto unas gotas de aceite esencial y aplícala sobre la zona deseada.

Cajones y armarios.

Aromatiza suavemente colocando estratégicamente unos algodones impregnados de aceite esencial.

Recomendaciones y precauciones con los aceites esenciales.

Es muy importante subrayar que los aceites esenciales son productos potencialmente tóxicos si se sobrepasa la dosis recomendada.

Los aceites esenciales de calidad, al ser sustancias tan extremadamente concentradas, bastan unas pocas gotas para que el aceite esencial despliegue todo su potencial y capacidad terapéutica.

Para evitar problemas de toxicidad y/o reacciones adversas, se recomienda no aplicar el aceite esencial directamente sobre la piel.

Sólo algunos aceites esenciales, y en casos muy concretos, pueden aplicarse directamente en la epidermis y sin diluir, como por ejemplo, el aceite esencial de lavanda o el aceite esencial del árbol del té.

Como norma general, para utilizar un aceite esencial sin riesgos y aprovechar al máximo sus propiedades, lo más conveniente es diluir unas pocas gotas en otra sustancia, bien en aceite de almendras, bien en una loción o crema, bien en agua.

Aún así, antes de aplicarlo sobre la piel, conviene hacer una prueba de irritación en una zona pequeña para verificar que no hay reacciones de hipersensibilidad o intolerancia. Debes comenzar por pequeñas dosis para comprobar tu respuesta.

No se recomienda el uso de aceites esenciales en mujeres embarazadas, en mujeres que estén amamantando a sus bebes, ni en menores de 12 meses. Para niños de mayor edad, debes consultar con tu médico.

No debes ingerir los aceites esenciales. Mantenlos fuera del alcance de los niños. Evita el contacto con ojos y mucosas. Consérvalos en lugar fresco, seco y oscuro.

Quizás te interese saber más sobre el aceite esencial de pomelo.

Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Compártelo con tus amigos!!