QUÉ ES UNA PIEL ATÓPICA Y CÓMO TRATARLA.

Si alguna vez te has preguntado qué es una piel atópica debes saber que se trata de una patología inflamatoria de la piel, siendo una de las dermatosis más frecuentes y que mayor presencia tiene entre las patologías de la edad infantil.

La mayoría de los casos de piel atópica aparecen durante el primer año de vida y, de ellos, el 38% se declaran en los tres primeros meses.

La dermatitis atópica en la infancia no suele presentar una gran gravedad y suele ir remitiendo con el tiempo pero su padecimiento complica mucho la calidad de vida de los pacientes ya que la dermatitis atópica suele cursar con prurito o picor muy intenso en la piel.

YA SABES QUÉ ES UNA PIEL ATÓPICA, AHORA TOCA CUIDARLA.

En primer lugar es muy importante contar con un diagnóstico preciso por parte del especialista quien determinará el tratamiento a seguir.

Desde la farmacia podemos ayudar con una serie de recomendaciones orientadas principalmente a mejorar la calidad de vida de los pacientes así como a tratar de espaciar en el tiempo la aparición de brotes.

Podríamos destacar mantener una correcta hidratación de la piel para lo cual podemos aplicar emolientes específicos para dermatitis atópica, por ejemplo, después del baño sobre la piel muy húmeda y con un suave masaje.

Los productos emolientes no sólo hidratan sino que aportan sustancias que reestructuran nuestro manto lipídico, es decir, nuestro manto protector para evitar la evaporación del agua.

Es importante saber que si estamos con un tratamiento farmacológico tópico debemos evitar el uso de estos productos emolientes en aquellas zonas en brote y, en el caso de piel atópica en niños, que muchas veces es inevitable que se rasquen ante un picor tan intenso, conviene tener las uñas cortas y aseadas para minimizar al máximo esa posible infección.

Debemos reducir también el contacto directo con numerosos alérgenos como son los ácaros, el polen o el polvo ya que éstos agravan la dermatitis atópica.

Debemos usar ropa de algodón que favorezca la transpiración de la piel y absorban el sudor, con esto conseguiremos que la piel no se irrite.

Además evitaremos la ropa de lana, tejidos sintéticos y etiquetas interiores que pueden generar rozaduras.

Hay que recordar aplicarnos siempre un correcto factor de protección solar. Protegerse de las radiaciones es fundamental pero aún más si cabe ante patologías que presentan lesiones en la piel como la dermatitis atópica.

QUÉ ES UNA PIEL ATÓPICA

TRATAMIENTO PARA PIEL ATÓPICA.

La piel atópica presenta unos signos característicos como son prurito o picor de la piel, puede aparecer hinchazón, xerosis o sequedad, eritema o enrojecimiento, exudación y descamación de la piel.

La aparición de los brotes de dermatitis atópica y su distribución varía en función de la edad.

La piel atópica en bebes y lactantes suele aparecer en las mejillas, en la frente, en los pulgares, en el lóbulo de la oreja y, a veces, también en las extremidades y en el cuero cabelludo.

La piel atópica en niños presenta unas lesiones que avanzan y aparecen en los pliegues de los codos, de las rodillas, en la nuca, alrededor de la boca, en las mejillas y también en las manos y en los pies.

En cuanto al tratamiento farmacológico de la piel atópica, una vez diagnosticada por el especialista, se van a utilizar los siguientes medicamentos, por ejemplo:

  • Corticoides tópicos.
  • Inmunosupresores.
  • Inmunomoduladores.
  • Antihistamínicos para evitar el picor.
  • Antibióticos para evitar la sobreinfección.
  • Fototerapia.

Siempre teniendo en cuenta, que todos estos medicamentos requieren de prescripción médica.

¿Tienes pequeños en casa que hayan sufrido dermatitis atópica?

Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Compártelo con tus amigos!!
error: Content is protected !!