♦ Por qué tomar pastillas de cafeína ♦

cafeina entrenar

La cafeína es un compuesto vegetal y estimulante que tiene una estructura similar a otros compuestos vegetales como la teobromina, la xantina y la teofilina [12].

Para la mayoría de personas, el café o el té es la principal fuente de cafeína. Coffea arabica y Coffea canephora son dos tipos de plantas que producen granos de café. Por otro lado, las hojas de Camellia sinensis se usan para preparar té negro o té verde, además de té blanco [3].

Aunque el café y el té contienen cafeína, pueden tener diferentes efectos en nuestra salud. Esto puede deberse a sus diferentes cantidades de cafeína, polifenoles y otros componentes [45].

La cafeína se consume en todo el mundo por sus efectos beneficiosos sobre la energía, el rendimiento físico y mental, el estado de alerta y el estado de ánimo. Muchas personas elogian su capacidad para mantenernos despiertos y enfocados en nuestras tareas. Aún así, su uso prolongado puede provocar ciertos inconvenientes que merecen atención.

¿Cómo funciona la cafeína?

Dado que la estructura de la cafeína es similar a la adenosina, puede bloquear los receptores de adenosina, aumentando la activación del sistema nervioso simpático, lo que produce efectos estimulantes [6].

Al tomar cafeína podemos sentirnos con más energía y más despiertos debido a este bloqueo, lo cual también causa efectos palpitantes [7].

Además, la cafeína se une a los receptores de la fosfodiesterasa bloqueando la actividad de la fosfodiesterasa. A medida que hay menos receptores de fosfodiesterasa disponibles, el cAMP no puede unirse a los receptores y se acumula en las células. Esto produce efectos como la vasodilatación y la oxidación de las grasas [8].

Qué efectos tiene la cafeína en la salud.

Dolor de cabeza y migrañas.

La cafeína forma parte de diferentes medicamentos indicados para tratar dolores de cabeza por migraña [91011].

En base a su eficacia comprobada, la cafeína también se utiliza en dolores de cabeza simples y para prevenir dolores de cabeza postoperatorios [121314].

Sin embargo, el dolor de cabeza es uno de los síntomas más relacionados con la abstinencia de la cafeína, lo que puede ser un inconveniente para su uso a largo plazo [15].

Atención y estado de alerta.

Múltiples revisiones clínicas han confirmado el potencial de la cafeína para aumentar el estado de alerta mental en dosis bajas a moderadas (40-300 mg). Los efectos fueron aún más pronunciados en usuarios no habituales y durante la privación del sueño [161718].

En un estudio con 36 participantes, la cafeína mostró efectos dependientes de la dosis sobre el estado de alerta y la atención. Cuando personas que generalmente no beben productos con cafeína consumieron altas dosis de cafeína, mostraron un mayor aumento en la función cerebral. Los usuarios habituales y tolerantes pudieron sentir los mismos efectos pero en menor medida [19].

La falta de sueño puede causar retrasos en los tiempos de reacción. En un estudio con 20 participantes privados de sueño, una dosis diaria total de 800 mg de cafeína ayudó a mejorar la velocidad de reacción y la precisión [20].

En un estudio, 12 adultos jóvenes que habían dormido (9 horas) o con falta de sueño (4 horas) tomaron 100 mg de cafeína mejorando la coordinación, el juicio, la memoria y el tiempo de reacción en ambos grupos mientras conducían [21].

Sin embargo, algunas revisiones han subrayado la tolerancia a sus efectos estimulantes, además de una toxicidad potencial con dosis más altas [2223].

Rendimiento físico.

Una revisión clínica exhaustiva resumió 21 metaanálisis sobre la cafeína y el rendimiento físico. Está bastante demostrado que la ingestión de cafeína mejora el rendimiento físico en una amplia variedad de ejercicios.

La cafeína mostró efectos beneficiosos en [24]:

  • Resistencia muscular.
  • Fuerza muscular.
  • Resistencia aeróbica.
  • Poder anaeróbico.

La cafeína favorece los ejercicios anaeróbicos como correr o saltar. Este efecto puede surgir de sus efectos antifatiga y al mejorar la resistencia, la fuerza física y la producción de potencia [25].

Cuando la cafeína retrasa la fatiga, los músculos del cuerpo pueden contraerse con más fuerza. Podemos hacer ejercicio durante más tiempo y aumentar el volumen de entrenamiento. El ejercicio aeróbico como correr, trotar, hacer ejercicio cardiovascular, nadar y montar en bicicleta, puede beneficiarse al máximo del aumento del volumen de entrenamiento [26].

cafeina entrenar

Efectos secundarios de la cafeína.

Cuando se usa en cantidades adecuadas, la cafeína es segura en individuos sanos. Aún así, en personas sensibles, puede causar algunos efectos secundarios desagradables como [27]:

  • Inquietud.
  • Nerviosismo.
  • Mareo.
  • Enrojecimiento.
  • Aumento de la micción.
  • Diarrea.
  • Vómitos.
  • Espasmos musculares.

Sin embargo, la mayoría de los efectos secundarios de la cafeína tienden a disminuir con el consumo prolongado.

Dependencia.

La cafeína es una droga psicoestimulante. Dado que sus efectos varían entre diferentes personas, también se alteran sus necesidades de acuerdo con el nivel de tolerancia. Por ejemplo, si siempre tomas una taza de café por la mañana, pasar un día o dos sin tomar esa taza de café será difícil tanto para tu mente como para tu cuerpo.

La abstinencia de cafeína puede provocar una reacción grave del cuerpo a la falta de este estimulante, con síntomas como:

  • Dolor de cabeza.
  • Ansiedad.
  • Irritabilidad.
  • Falta de atención.
  • Fatiga.
  • Problemas digestivos.

Quienes toman cafeína habitualmente pueden desarrollar una tolerancia a diferentes efectos sobre la salud, tanto adversos como beneficiosos [28].

Ansiedad.

Los efectos secundarios del consumo excesivo de cafeína incluyen un aumento de la frecuencia cardíaca (taquicardia), inquietud y ansiedad. Si te sientes nervioso y estresado, debes evitarla, así como el azúcar y otros estimulantes [29].

En un gran estudio con niños de secundaria, hubo una correlación positiva entre la cafeína y la ansiedad. Un alto consumo de cafeína empeoró los síntomas de ansiedad, estrés y depresión [30].

Insomnio.

Es un hecho bien conocido que la cafeína puede ayudar con la vigilia. Si bien esto es un beneficio para algunas personas, es un problema para otras que tienen problemas relacionados con el sueño.

La cafeína puede alterar los niveles hormonales naturales del cuerpo y los ciclos de vigilia y sueño que promueven un sueño reparador [31]. Si sufres de insomnio, solo debes tomar bebidas con cafeína antes del mediodía o eliminarlas por completo.

Sensibilidad reducida a la insulina.

En un estudio con 12 participantes masculinos, altas dosis de cafeína redujeron sus respuestas a la insulina [32].

En otro estudio, el alto consumo de café disminuyó temporalmente la sensibilidad a la insulina. Una mayor liberación de neurotransmisores (catecolaminas) y ácidos grasos libres, alta secreción de insulina o menos depuración de insulina en el hígado podría haber causado esta disminución en la sensibilidad [33].

Sin embargo, para la mayoría de las personas sanas, la cafeína no debería tener ningún efecto significativo sobre los niveles de azúcar en la sangre [34].

Aumento de la presión arterial.

Este efecto depende de dos factores: si la persona normalmente toma cafeína y si tiene antecedentes familiares de hipertensión (presión arterial alta).

Un metaanálisis de 16 estudios mostró que 410 mg de cafeína al día aumentaban el riesgo de hipertensión arterial, incluso en personas sanas. Sin embargo, la ingestión de cafeína a través del café solo tuvo un pequeño efecto sobre la presión arterial [35].

Los nuevos usuarios pueden experimentar picos más altos en la presión arterial pero los efectos disminuyen poco después (aproximadamente 4 días). Aún así, las personas con hipertensión o aquellas en riesgo deben consumirla con precaución [36].

Aumento del colesterol.

En un estudio con 30 adultos, la cafeína se asoció con un aumento significativo del colesterol total y el colesterol LDL en la sangre [37].

El consumo a largo plazo de café puede alterar la distribución de grasa en el cuerpo y contribuir a la aterosclerosis en algunos casos [38].

Taquicardia.

La cafeína eleva el nivel sanguíneo de adrenalina. Esta hormona puede aumentar la presión arterial, la contractilidad del corazón y la frecuencia cardíaca (taquicardia). El efecto es más pronunciado en quienes no lo consumen con frecuencia o en quienes toman dosis altas [39].

Coagulación de la sangre.

La cafeína bloquea los receptores de adenosina y hace que los vasos sanguíneos se contraigan [40].

En un estudio con 33 personas sanas, una dosis alta de cafeína aumentó el recuento de plaquetas en la sangre y la coagulación, mientras que el ejercicio aumentó aún más este efecto. Afortunadamente, esta respuesta puede ser desensibilizada tras un uso prolongado [41].

En ratones, cuando se une a dichos receptores, la cafeína puede inducir la coagulación sanguínea [42].

Glaucoma.

En un estudio con más de 120.000 pacientes sanos, los participantes cuyo consumo total de cafeína fue más de 500 mg diarios tuvieron tasas más altas de glaucoma (presión elevada en el ojo) que aquellos que consumieron menos de 125 mg diarios [43].

En un estudio diferente con 3.600 pacientes, el consumo habitual de café se asoció con una mayor presión ocular y glaucoma [44].

Cuándo tomar pastillas de cafeína.

Tomar pastillas de cafeína para estudiar suele ser uno de los motivos más comunes para consumirla pero también te vendrá bien cuando necesites mantenerte despierto en algún momento puntual, antes de hacer ejercicio para metabolizar esa grasa que la cafeína pondrá en circulación para ser quemada y obtener energía o en otras situaciones explicadas más arriba.

Lo más recomendable es acudir a una farmacia y comprar Durvitan, que contiene 300 mg de cafeína por comprimido.

Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Compártelo con tus amigos!!