🧐 Para qué sirven los probióticos.

Para que sirven los probioticos

Las bacterias presentes en el cuerpo superan en número a las células de nuestro cuerpo en una proporción de 10 a 1.

La mayoría de estas bacterias residen en el intestino y, casi todas, son inofensivas.

Tener las bacterias intestinales adecuadas está vinculado con numerosos beneficios para la salud, como la pérdida de peso, una mejor digestión, una función inmunológica mejorada, una piel más sana y un menor riesgo de ciertas enfermedades (12).

Los probióticos proporcionan beneficios para la salud cuando se ingieren.

A menudo se toman como suplementos y se supone que colonizan el intestino con microorganismos que mejoran la salud.

Vamos a ver cuáles son los beneficios de los probióticos para la salud.

¿Qué son los probióticos?

Los probióticos son microorganismos vivos que, cuando se ingieren, proporcionan numerosos beneficios para la salud (3).

Generalmente son bacterias pero ciertos tipos de levaduras también pueden funcionar como probióticos.

Se pueden obtener probióticos a partir de suplementos, así como de alimentos preparados por fermentación bacteriana.

Dentro de los alimentos probióticos podemos incluir yogur, kéfir, chucrut, tempeh y kimchi.

Los probióticos no deben confundirse con los prebióticos, que son fibras dietéticas que sirven de alimento a las bacterias beneficiosas que ya se encuentran en el intestino (4).

Existen diferentes tipos de bacterias probióticas que ofrecen beneficios para la salud.

Los probióticos más comunes pertenecen a la familia de Lactobacillus y Bifidobacterium. Cada grupo comprende diferentes especies, y cada especie presenta varias cepas.

Curiosamente, diferentes probióticos abordan diferentes problemas de salud. Por lo tanto, elegir el probiótico correcto es esencial.

Algunos suplementos combinan diferentes tipos de probióticos en el mismo producto.

Aunque la evidencia es prometedora, se necesitan más estudios sobre los beneficios para la salud de los probióticos (5).

Importancia de los microorganismos para nuestro intestino.

La comunidad de microorganismos presente en nuestro intestino se llama flora intestinal o microbiota (6).

De hecho, nuestro intestino contiene cientos de diferentes tipos de microorganismos, hasta 1.000, según algunas estimaciones.

Aquí incluimos bacterias, levaduras y virus, siendo las bacterias las más abundantes.

La mayor parte de la flora intestinal se encuentra en el colon o intestino grueso, que es la última parte del tracto digestivo.

Sorprendentemente, las actividades metabólicas de la flora intestinal se parecen a las de un órgano. Por esta razón, algunos científicos se refieren a la flora intestinal como el «órgano olvidado» (7).

Nuestra flora intestinal realiza muchas funciones que son importantes para la salud. Fabrica vitaminas, incluida la vitamina K y algunas de las vitaminas B (8).

También convierte las fibras en ácidos grasos de cadena corta como butirato, propionato y acetato, que alimentan la pared intestinal y realizan muchas funciones metabólicas (910).

Estas grasas también estimulan el sistema inmunológico y fortalecen la pared intestinal. Esto puede ayudar a prevenir que sustancias no deseadas entren en nuestro cuerpo y provoquen una respuesta inmune (11121314).

Sin embargo, no todos los organismos de nuestro intestino son beneficiosos.

La flora intestinal es muy sensible a la dieta, y varios estudios demuestran que una flora intestinal desequilibrada está relacionada con numerosas enfermedades (1516).

Estas enfermedades incluyen obesidad, diabetes tipo 2, síndrome metabólico, enfermedad cardíaca, cáncer colorrectal, Alzheimer y depresión (17181920).

Los probióticos y las fibras prebióticas pueden ayudar a corregir este desequilibrio, asegurando que este «órgano olvidado» funcione de manera correcta (21).

Impacto en la salud digestiva.

Los probióticos son ampliamente investigados por sus efectos sobre la salud digestiva (22).

Una fuerte evidencia sugiere que los suplementos probióticos pueden ayudar a curar la diarrea asociada a los antibióticos (232425).

Cuando las personas toman antibióticos, especialmente durante largos períodos de tiempo, a menudo experimentan diarrea, incluso mucho después de que se haya erradicado la infección.

Esto se debe a que los antibióticos eliminan muchas de las bacterias naturales de nuestro intestino, lo que altera el equilibrio intestinal y permite que las bacterias dañinas prosperen.

Los probióticos también combaten el síndrome del intestino irritable (SII), un trastorno digestivo común, gases reductores, distensión abdominal, estreñimiento, diarrea y otros síntomas (262728).

Algunos estudios también señalan beneficios contra enfermedades inflamatorias del intestino, como la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa (29).

Además, los probióticos pueden combatir las infecciones por Helicobacter pylori, que son uno de los principales impulsores de las úlceras y el cáncer de estómago (30313233).

Si actualmente tienes problemas digestivos que parece que no puedes eliminar, un suplemento de probióticos podría venirte bien, aunque debes consultar con tu médico primero.

Probióticos para perder peso.

Las personas obesas presentan diferentes bacterias intestinales que las personas delgadas (34).

Curiosamente, estudios en animales indican que los trasplantes fecales de animales delgados pueden hacer que los animales obesos pierdan peso (3536).

Por lo tanto, muchos científicos creen que las bacterias intestinales son importantes para determinar el peso corporal (3738).

Aunque se necesitan más estudios, algunas cepas probióticas parecen ayudar a perder peso (39).

En un estudio con 210 personas con obesidad central, que se caracteriza por un exceso de grasa abdominal, tomar el probiótico Lactobacillus gasseri diariamente durante 12 semanas provocó una pérdida del 8,5% de grasa abdominal (40).

Cuando los participantes dejaron de tomar el probiótico, recuperaron la grasa abdominal en cuatro semanas.

La evidencia también sugiere que Lactobacillus rhamnosus y Bifidobacterium lactis pueden ayudar con la pérdida de peso y la prevención de la obesidad, aunque estos casos requieren de más investigación (41).

A la inversa, algunos estudios en animales demuestran que otras cepas probióticas podrían conducir a un aumento de peso, no a una pérdida (42).

Para que sirven los probioticos

Otros beneficios de los probióticos para la salud.

Hay otros beneficios de los probióticos. Son útiles en caso de:

  • Inflamación: Los probióticos reducen la inflamación sistémica, impulsor principal de muchas enfermedades (43).
  • Depresión y ansiedad: Las cepas probióticas Lactobacillus helveticus y Bifidobacterium longum han demostrado reducir los síntomas de ansiedad y depresión en personas con depresión clínica (4445).
  • Colesterol en la sangre: Se ha demostrado que varios probióticos reducen los niveles de colesterol LDL y del colesterol total (4647).
  • Presión arterial: Los probióticos también pueden provocar reducciones moderadas de la presión arterial (4849).
  • Función inmunológica: Varias cepas de probióticos pueden mejorar la función inmunológica, lo que posiblemente reduzca el riesgo de infecciones, incluso para el resfriado común (5051).
  • Salud de la piel: Existe evidencia de que los probióticos pueden ser útiles para el acné, la rosácea y el eczema, así como para otros trastornos de la piel (52).

Estos son sólo algunos de los beneficios de los probióticos, ya que varios estudios en curso indican una amplia gama de efectos añadidos para la salud.

Efectos secundarios de los probióticos.

Los probióticos generalmente son bien tolerados y se consideran seguros para la mayoría de las personas.

Sin embargo, durante los primeros días, pueden experimentarse efectos secundarios relacionados con la digestión, como gases y molestias abdominales leves (53).

Tras unos días, la digestión debe comenzar a mejorar.

En personas con sistemas inmunitarios comprometidos, incluidas las personas con VIH y otras afecciones similares, los probióticos pueden provocar infecciones peligrosas (54).

Mi opinión.

Para mantener el intestino sano se necesita algo más que tomar un suplemento de probióticos.

La dieta y el ejercicio diario son igual de importantes, ya que muchos factores del estilo de vida afectan a las bacterias intestinales.

Sin embargo, los suplementos de probióticos ofrecen una amplia gama de beneficios con pocos efectos secundarios, por lo que si estás interesado en mejorar tu salud intestinal, vale la pena probarlos.

Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Compártelo con tus amigos!!