» ¿Por qué tengo manchas blancas en la piel? «

Manchas blancas en la piel

Los cambios de coloración en la piel se denominan máculas. Estas manchas pueden ser más oscuras (máculas hiperpigmentadas), más claras (máculas hipopigmentadas) o completamente blancas (máculas acrómicas).

Las máculas acrómicas se producen cuando hay una falta total de melanina en esa zona, por tanto, es una zona que fácilmente puede quemarse por el sol.

Existen muchas causas que pueden provocar manchas blancas en la piel pero entre las más frecuentes se encuentra la pitiriasis alba.

Tipos de manchas blancas en la piel.

Pitiriasis alba.

Aparece sobre todo en niños de 6-12 años aunque no se aprecia diferencia entre sexos.

Se produce por falta de melanina y es más frecuente en niños con piel seca o dermatitis atópica siendo más visible si la piel está más pigmentada (por ejemplo en verano).

Se localiza normalmente en mejillas pero también en la frente y en las extremidades superiores.

Inicialmente se pueden ver placas rosadas cubiertas de una descamación blanquinosa para, finalmente, dar lugar a una mancha hipopigmentada de borde mal definido que no pica.

Las lesiones pueden persistir durante años, sobre todo en niños con piel atópica, siendo más visibles en primavera y verano. Lo normal es que desaparezcan en la adolescencia.

Lo más recomendable es aplicar cremas emolientes e hidratantes sobre la zona. En casos con patología inflamatoria se podrá aplicar corticoides de baja potencia no halogenados.

Pitiriasis versicolor.

Suele aparecer en personas con una edad comprendida entre los 15 y 30 años, siendo poco frecuente en menores de 5 años y con más casos en el sexo masculino.

Es producida por el crecimiento de hongos en la capa más superficial de la piel, apareciendo mayormente en tronco y brazos, y en zonas del cuerpo donde hay más glándulas sebáceas (cara, cuero cabelludo y tronco).

Podemos localizarlas como manchas de color café, rosadas o blancas ligeramente descamativas que ocasionalmente pueden presentar prurito.

Se trata de una patología benigna que no remite espontáneamente y presenta una gran tendencia a la recidiva siendo necesario tratarla con antifúngicos.

Vitíligo.

Es más frecuente que aparezca antes de los 20 años y después de los 50 años, aunque puede aparecer a cualquier edad y de forma similar en ambos sexos.

Se debe a la destrucción de melanocitos, apareciendo en la cara alrededor de los orificios naturales, sobre todo, párpados y boca.

Se trata de manchas totalmente blancas con bordes bien definidos.

Existen casos que mejoran espontáneamente pero, en la mayoría de los casos, las lesiones persisten pudiendo aparecer nuevas manchas en brotes sucesivos.

Existen diferentes tipos de tratamientos para conseguir frenar los brotes e intentar la repigmentación pero lo más importante es evitar las quemaduras solares.

Manchas blancas en la piel

Tratamiento para las manchas blancas en la piel.

Si las manchas blancas son totalmente blancas con bordes delimitados en párpados y labios debemos acudir al médico.

En este caso sospecharíamos de posible vitíligo. A la espera de un diagnóstico de las lesiones, deberemos intentar repigmentar a partir de la regeneración de los melanocitos o despigmentar las zonas sanas con cremas u otros tratamientos.

El pronóstico estético suele ser malo porque el tratamiento suele ser poco efectivo.

Debemos proteger las zonas acrómicas con ropa o filtros solares para evitar quemaduras solares frecuentes por la falta de melanina.

Para evitar las quemaduras solares, se recomienda evitar los baños de sol y utilizar regularmente cremas solares de máxima protección (factor 50+ UVB y UVA) desde las 9:00 hasta las 19:00 horas, aplicándolas sobre las manchas cada 2 horas en cantidad suficiente.

También se puede recomendar disimular las lesiones con maquillaje corrector.


Si las manchas son de diferentes colores y, además de en párpados y brazos, aparecen también en brazos y tronco debemos derivar al médico.

Estamos ante un posible caso de pitiriasis versicolor que debe confirmar el médico y pautar un tratamiento.

Se trata de una patología benigna que no se cura espontáneamente y presenta una gran tendencia a la recidiva.

Existen múltiples tratamientos con cremas, lociones o champús de azoles o alilaminas, así como propileno al 50% en agua, nistatina o ácido salicílico.

En caso de ser necesario también existe la posibilidad de iniciar tratamiento sistémico.

Debemos advertir a los pacientes y/o a sus padres que aunque hayan realizado un tratamiento correcto, la hipopigmentación persistirá durante meses, recuperando el color de la piel después de una nueva exposición solar.


Si no nos encontramos en ninguno de los casos anteriores, es posible que nos encontremos con un caso de pitiriasis alba, donde se recomienda limitar la exposición solar con el uso regular de protector solar FPS 50.

Es recomendable reducir la frecuencia y temperatura de los baños, además de utilizar emolientes y cremas hidratantes para reducir la xerosis y la irritación.

En la fase inflamatoria, el uso de corticoides tópicos puede ayudar a resolver las lesiones (en el caso de los niños, sólo corticoides de baja potencia no halogenados). Si no mejoran en 10-15 días es conveniente recomendar la visita a su médico de familia o a su pediatra.

Se ha publicado la efectividad de tacrolimus al 0,1% en el tratamiento de la dermatitis atópica pero en el tratamiento de la pitiriasis alba no está demostrada.

Es fundamental la educación sanitaria hacia el paciente y la familia, aportando la información correcta de los cuidados de la piel afecta.

Es muy importante facilitar la comprensión de que es un trastorno benigno y autolimitado y que ninguna terapia es completamente eficaz.

Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Compártelo con tus amigos!!