🤔 ¿Para qué sirve la ivermectina?

Para que sirve la ivermectina

Aclamada como un fármaco maravilloso contra las enfermedades tropicales, la ivermectina se usa para tratar infecciones parasitarias en humanos, mascotas y ganado.

Este medicamento ha aliviado la oncocercosis o «ceguera de los ríos» y la estrongiloidiasis en millones de personas.

Sigue leyendo para obtener más información sobre los usos, la seguridad y los efectos secundarios de la ivermectina.

¿Qué es la ivermectina?

La ivermectina es un medicamento utilizado en el tratamiento de infecciones parasitarias en humanos, mascotas y ganado. Junto con la penicilina y la aspirina, la ivermectina es considerada por algunos como uno de los fármacos con mayor impacto en la salud y el bienestar de la humanidad [1, 2].

La ivermectina se usó por primera vez como medicamento veterinario para combatir infecciones parasitarias en ganado y mascotas pero pronto se aprobó para uso humano. Ahora, la ivermectina está en la lista de medicamentos esenciales de la Organización Mundial de la Salud [3, 4, 5].

En humanos, la ivermectina está aprobada para tratar dos tipos de infecciones parasitarias, que incluyen [6]:

  • Estrongiloidiasis del tracto intestinal, que es una infección causada por el parásito nematodo Strongyloides stercoralis (también llamado lombriz intestinal).
  • Oncocercosis, también conocida como ceguera de los ríos, que es una infección causada por el parásito Onchocerca volvulus.

En términos generales, la ivermectina parece funcionar paralizando y matando parásitos. Más específicamente, tiene una alta afinidad por los canales de glutamato de invertebrados (gusanos redondos y artrópodos) . Esto provoca la entrada de iones de cloruro en las células musculares y nerviosas, lo que provoca parálisis y muerte del parásito.

La ivermectina también puede suprimir la capacidad del parásito para liberar proteínas que lo ayudan a eludir las defensas inmunes naturales del cuerpo. Por lo tanto, con la ayuda de este medicamento, la respuesta inmune puede combatir los parásitos y eliminarlos [7].

Para qué sirve la ivermectina.

Estrongiloidiasis.

La estrongiloidiasis es una enfermedad tropical que afecta a millones de personas en todo el mundo. Es causada por el parásito Strongyloides stercoralis, que pertenece a la familia de los gusanos redondos.

La infección por este parásito se produce principalmente a través del contacto con suelo contaminado con larvas. Las larvas de este gusano pueden penetrar a través de la piel después del contacto y llegar al intestino [8].

Muchas personas que se infectan con Strongyloides no experimentan síntomas. Algunos síntomas que pueden desarrollarse incluyen diarrea, estreñimiento, erupciones cutáneas, dolor abdominal y acidez estomacal. Si sospechas que puedas tener una infección, habla con tu médico.

La ivermectina suele ser el fármaco de elección para el tratamiento de la estrongiloidiasis en el intestino. Según los ensayos clínicos, una dosis única de 200 mcg/kg de ivermectina puede curar la infección en aproximadamente el 64-100% de los pacientes, mientras que el tratamiento con 2 dosis de ivermectina puede tener una tasa de curación cercana al 100% [9].

Sin embargo, la ivermectina no mata las larvas de este parásito, solo los gusanos adultos. Es por eso que a veces se necesitan dosis adicionales de ivermectina para eliminar por completo una infección [10].

Ceguera del río (oncocercosis).

La ceguera de los ríos (oncocercosis) es una enfermedad tropical causada por un gusano parásito llamado Onchocerca volvulus. Esta enfermedad se transmite por picaduras repetidas de la mosca negra, un insecto que vive y se reproduce cerca de arroyos y ríos. Una vez dentro del cuerpo, las larvas de este parásito suelen llegar a la piel y los ojos [11].

Algunas personas no experimentan síntomas mientras están infectadas con Onchocerca volvulus. Además, las larvas pueden tardar entre 3 meses y un año en madurar hasta convertirse en adultos mientras están dentro del cuerpo.

Algunos síntomas de infección incluyen picazón, hinchazón, inflamación y decoloración de la piel. Como su nombre indica, esta infección también puede afectar los ojos y causar ceguera [12].

Varios ensayos clínicos que abarcan más de tres décadas, incluidas miles de personas, han demostrado que la ivermectina es efectiva para el tratamiento de la ceguera de los ríos [13, 14, 15, 16, 17, 18, 19].

Sin embargo, la ivermectina sólo es efectiva contra las larvas de Onchocerca volvulus; no parece tener actividad contra los parásitos adultos. El tratamiento con ivermectina generalmente requiere dosis múltiples, que pueden tomarse con 3 a 12 meses de diferencia.

Otros usos de la ivermectina.

La ivermectina, a veces, se usa para otras situaciones. Si te recetan ivermectina, tómalo según las indicaciones de tu médico.

Filariasis linfática.

La filariasis linfática (también conocida como elefantiasis) es causada por la acumulación de gusanos en el sistema linfático. Esta enfermedad amenaza a más de mil millones de personas en más de 80 países.

Ciertas especies de gusanos parásitos pueden causar filariasis linfática, como Wuchereria bancrofti, Brugia malayi y B. timori [20].

Los parásitos se transmiten de persona a persona por picaduras de mosquitos infectados. Si bien la mayoría de las personas infectadas no tienen síntomas, algunas personas pueden desarrollar linfedema, una acumulación de líquido en el sistema linfático que produce hinchazón. Esta hinchazón generalmente ocurre en las piernas, pero también puede afectar los brazos y los genitales [21].

Si bien la ivermectina no suele ser la primera opción para el tratamiento de la elefantiasis, a veces se usa para esta afección, especialmente en áreas donde la oncocercosis también es un problema. La ivermectina generalmente se combina con otros medicamentos antiparasitarios para el tratamiento de la filariasis linfática [22].

Piojos de la cabeza.

La ivermectina a veces se usa para tratar los piojos de la cabeza, según los resultados de investigaciones recientes.

Por ejemplo, un ensayo controlado aleatorio doble ciego con 765 pacientes demostró que una sola aplicación de 10 minutos de ivermectina tópica al 0,5% en el cabello seco puede eliminar una infestación de piojos [23].

La ivermectina oral también puede ser efectiva como tratamiento para los piojos. Un ensayo controlado aleatorio doble ciego con 812 pacientes demostró que la ivermectina oral puede ser efectiva contra los piojos, especialmente en las infestaciones difíciles de tratar. Otros estudios han mostrado resultados similares [24, 25].

Sarna (ácaros).

La sarna es una infestación de la piel causada por un ácaro llamado Sarcoptes scabiei. Si bien la permetrina tópica suele ser el tratamiento preferido para la sarna, la ivermectina oral a veces se usa como tratamiento de segunda o tercera línea [26, 27].

Una revisión reciente de 15 estudios que incluyó a 1896 participantes sugiere que no hay diferencia en la efectividad entre la permetrina tópica, la ivermectina tópica y la ivermectina oral [28].

Rosácea.

Existe cierta evidencia de que la ivermectina tópica puede ser efectiva para el tratamiento de ciertos tipos de rosácea, una afección cutánea común que causa enrojecimiento y pequeños bultos en la cara [29].

Un estudio demostró que una crema de ivermectina tópica al 1% utilizada durante 12 semanas puede reducir los síntomas de la rosácea y mejorar la calidad de vida [30].

Un estudio aleatorizado con 962 sujetos con rosácea sugiere que la crema de ivermectina puede disminuir las lesiones inflamatorias y lograr una alta satisfacción del paciente. Otros estudios han mostrado resultados similares [31, 32].

Usos veterinarios.

La ivermectina está aprobada para su uso en muchos animales, incluidos bovinos, ovinos, equinos, cerdos, perros y gatos. Similar al uso humano, la ivermectina actúa como un agente antiparasitario en el tratamiento de gusanos y artrópodos, que incluye [33]:

  • Gusano del corazón (Dirofilaria immitis).
  • Lombrices intestinales.
  • Garrapatas, específicamente Boophilus sp.
  • Moscas.
  • Gusano de tornillo.

Para que sirve la ivermectina

Efectos secundarios de la ivermectina.

La ivermectina se considera segura y se tolera bien en humanos. Los efectos secundarios suelen ser menores y temporales.

A continuación vamos a nombrar algunos efectos secundarios pero esta lista no cubre todos los efectos secundarios posibles [34, 35]:

  • Sensación de ardor en la piel.
  • Picazón, piel seca e irritación de la piel.
  • Rash, urticaria.
  • Fatiga.
  • Dolor de estomago.
  • Anorexia.
  • Estreñimiento o diarrea.
  • Náuseas y vómitos.
  • Mareo.
  • Somnolencia.
  • Vértigo.
  • Temblor.

En casos raros, este medicamento puede causar encefalopatía (inflamación del cerebro) [36].

La sobredosis también puede provocar:

  • Hinchazón.
  • Debilidad.
  • Dolores de cabeza.
  • Convulsiones.
  • Ataxia (falta de coordinación muscular voluntaria).
  • Falta de aliento.
  • Dermatitis de contacto.

Algunos efectos secundarios son específicos de ciertas enfermedades y generalmente son causados ​​por la reacción del sistema inmune a la presencia de parásitos muertos.

En la filariasis linfática, en las primeras 24 horas después de la terapia, los pacientes pueden experimentar:

  • Dolores de cabeza.
  • Dolor muscular.
  • Fiebre.

En la ceguera de los ríos, en los primeros días después de la terapia, los pacientes pueden experimentar:

  • Comezón.
  • Erupción.
  • Dolores de cabeza.
  • Dolor muscular y articular.
  • Ganglios linfáticos sensibles/inflamados.
  • Presión arterial baja.
  • Mareo.
  • Frecuencia cardíaca en reposo elevada (taquicardia).
  • Fiebre.
  • Debilidad.
  • Desmayo.
  • Dificultad respiratoria aguda.

Con respecto a las contraindicaciones, la ivermectina no debe ser utilizada por nadie que sea hipersensible a algún componente de la medicación.

La ivermectina no debe administrarse a personas con recuentos altos de parásitos Loa loa (especies de gusanos redondos). Estos parásitos, al morir, pueden causar deterioro funcional, coma y efectos graves (posiblemente fatales) en el cerebro, como la encefalopatía. Cuantos más parásitos haya en el paciente, mayor será el riesgo [37, 38, 39].

La investigación en animales indica que las dosis tóxicas de ivermectina pueden causar malformaciones fetales pero no hay estudios adecuados en mujeres embarazadas. Según los expertos, la ivermectina no debe usarse durante el embarazo porque su seguridad en el embarazo no está establecida.

Pequeñas concentraciones de ivermectina se excretan en la leche materna, por lo que la ivermectina debe usarse en madres lactantes solo si los beneficios superan a los riesgos.

En los animales existe una mutación en el gen MDR1 (resistente a múltiples fármacos) que es responsable de codificar una importante proteína de barrera hematoencefálica que puede provocar hipersensibilidad a la ivermectina en algunas razas de perros [40].

Los gatos son particularmente susceptibles a la toxicidad de la ivermectina. Pueden experimentar diarrea, pérdida de coordinación muscular y coma [41].

Interacciones con medicamentos.

La ivermectina se descompone gracias a las enzimas CYP3A4 del hígado. Los medicamentos que inhiben el CYP3A4 pueden aumentar los niveles de ivermectina en el cuerpo y elevar el riesgo de efectos secundarios [42].

Muchos medicamentos pueden inhibir el CYP3A4, incluidas las estatinas, los inhibidores de la proteasa del VIH, la dexametasona, la lidocaína, los barbitúricos, las benzodiacepinas y el ácido valproico.

Además, los medicamentos que inhiben la glicoproteína P pueden permitir el transporte de ivermectina a través de la barrera hematoencefálica. Los medicamentos que inhiben la glicoproteína P incluyen verapamilo, trifluoperazina, ciclosporina, tamoxifeno, vincristina, claritromicina, eritromicina y omeprazol [43].

Un estudio también sugiere que tomar ivermectina después de una comida rica en grasas puede provocar una mayor absorción de ivermectina en el torrente sanguíneo. Según los investigadores, las comidas altas en grasas pueden aumentar el riesgo de disfunción hepática debido al aumento en la absorción de ivermectina [44].

Dosis de ivermectina recomendadas.

La dosis de ivermectina puede variar dependiendo de muchos factores, como el peso corporal y el tipo de infección. Si te recetan ivermectina, toma siempre el medicamento según las indicaciones de tu médico.

Para la estrongiloidiasis, la dosis recomendada es una dosis oral única de 200 mcg de ivermectina por kg de peso corporal. Se deben realizar exámenes de seguimiento de las heces para verificar la erradicación de la infección. Se pueden requerir dosis adicionales si la infestación persiste.

Para la ceguera de río/oncocercosis, la dosis recomendada es una dosis oral única de 150 mcg de ivermectina por kg de peso corporal. La dosis puede repetirse cada 12 meses, o en intervalos tan cortos como 3 meses.

Las dosis generalmente se deben tomar con el estómago vacío con un vaso de agua.

Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Compártelo con tus amigos!!