🧐 ¿Sirve de algo tomar glucosamina para las articulaciones?

Glucosamina Beneficios

Alrededor de 12 millones de personas toman suplementos de glucosamina y, aunque la glucosamina sea esencial para mantener unas articulaciones saludables y una piel joven, aporta otros beneficios sorprendentes.

Pero… ¿la glucosamina funciona?

A continuación vamos a ver los beneficios, las contraindicaciones y los efectos secundarios de la glucosamina.

¿Qué es la glucosamina?

La glucosamina es una sustancia natural que se encuentra en el cuerpo. Forma parte del tejido conectivo, cartílago, ligamentos y otras estructuras de nuestro cuerpo. Además, lubrica y fortalece las articulaciones, permitiendo un movimiento suave [12].

Químicamente hablando, la glucosamina es una sustancia relativamente simple. Se clasifica como un azúcar amino.

Los mariscos (langostas, camarones, cangrejos) son ricos en quitina, un material altamente resistente compuesto por largas cadenas de glucosamina. Los fabricantes los utilizan como materia prima para los suplementos de glucosamina.

Los huesos y tejido conectivo de animales también son fuentes ricas en glucosamina [3].

La glucosamina es uno de los suplementos dietéticos más populares para los adultos. Muchos atletas profesionales lo toman, especialmente aquellos con problemas físicos [456].

Pero la glucosamina no es solo para deportistas. La Liga Europea contra el Reumatismo recomienda glucosamina como tratamiento para la osteoartritis, la principal enfermedad crónica de las articulaciones en personas mayores [7].

Para qué sirve la glucosamina.

El secreto de la glucosamina reside en su capacidad para aumentar la producción de otros compuestos que reparan el tejido conectivo. De esta manera, participa en la síntesis de grandes moléculas elásticas que encontramos en la piel, las articulaciones y los ligamentos [8].

Por ejemplo, la glucosamina da lugar a moléculas complejas conocidas como glicosaminoglicanos, como el ácido hialurónico, que da fuerza y ​​elasticidad a nuestra piel, articulaciones y ligamentos [91011].

La mayoría de las personas que tienen interés en el cuidado de su piel habrán oído hablar del ácido hialurónico, el cual es extremadamente popular en muchos tipos de sueros… y por una buena razón.

Mantiene la hidratación de la piel y ofrece poderosos beneficios antienvejecimiento para la piel. Dado que la glucosamina aumenta el ácido hialurónico, también se usa en cosméticos [12].

Pero eso no es todo.

La glucosamina también protege el cartílago al mantener la estructura del colágeno. Además, actúa como antiinflamatorio y antioxidante en las articulaciones, los intestinos y los vasos sanguíneos.

A su vez, promete proteger nuestro cuerpo contra diferentes enfermedades crónicas [1314].

La glucosamina puede incluso eliminar diferentes tipos de cáncer y evitar que el cáncer se propague, al menos en tubos de ensayo [15].

Recuerda, la glucosamina no es una molécula mágica. Aunque los científicos y los profesionales están entusiasmados con sus beneficios potenciales, sólo existen pruebas para respaldar algunos beneficios.

Beneficios de la glucosamina para la salud.

Vamos a ver los beneficios de la glucosamina para la salud:

Mejora la osteoartritis.

La osteoartritis es la enfermedad articular más frecuente. La destrucción del cartílago en las articulaciones y la deformación ósea causan dolor y restringen el movimiento.

Por lo general, ataca las articulaciones grandes como la rodilla y la cadera. Los médicos todavía están buscando formas de retrasar o prevenir su progresión [16].

La mayoría de las investigaciones examinaron los efectos de la glucosamina en los síntomas y la progresión de la osteoartritis de rodilla.

Según una revisión extensa de 31 ensayos clínicos, la glucosamina mejora los síntomas de la osteoartritis mejor que el placebo.

En 2 estudios con más de 1.600 pacientes con osteoartritis de rodilla, una combinación de glucosamina y condroitina redujo el dolor, la rigidez y la hinchazón de las articulaciones. En el primer estudio, esta combinación fue tan efectiva como un AINE, celecoxib. El otro, sin embargo, carecía de un grupo de control [17].

La glucosamina sola (1.500 mg diarios durante 1 mes) mostró los mismos resultados en un estudio con 178 pacientes que coincidía con ibuprofeno pero con menos efectos secundarios [18].

En otros 60 pacientes con artrosis de rodilla, la glucosamina aumentó los efectos beneficiosos del ibuprofeno sobre los síntomas generales y la función articular [19].

Un suplemento con glucosamina, condroitina y quercetina mejoró la función articular y alivió el dolor en 46 pacientes con artrosis de rodilla [20].

Además, en otro estudio con 38 pacientes, las dosis más altas de glucosamina (3 g diarios durante 3 meses) redujeron los síntomas de la osteoartritis de rodilla [21].

Una crema con glucosamina también logró aliviar el dolor de rodilla en 63 pacientes con osteoartritis. Otros ingredientes como la condroitina y el alcanfor pudieron haber contribuido a los efectos [22].

Las revisiones exhaustivas y los metanálisis revelaron resultados mixtos. La glucosamina redujo el dolor de rodilla mejor que el placebo, pero no mejoró la rigidez y la función de las articulaciones [23].

Algunas revisiones científicas encontraron resultados positivos solo para formulaciones específicas de glucosamina y sus combinaciones con otros suplementos [24].

En 2 ensayos clínicos grandes (más de 1.250 pacientes en 24 meses), la glucosamina no mejoró significativamente los síntomas de la osteoartritis de rodilla. Solo mostró un leve efecto analgésico. Por último, una combinación con condroitina previno el debilitamiento del cartílago en un ensayo [25].

La glucosamina no ayudó con los síntomas de osteoartritis de rodilla, ni sola ni en combinación con condroitina, en 2 ensayos clínicos en más de 240 pacientes [26].

En 2 ensayos clínicos (105 pacientes en 3 meses), la glucosamina alivió el dolor y mejoró la movilidad de la mandíbula mejor que el ibuprofeno [27].

Sin embargo, el tratamiento de 6 semanas con glucosamina (1.200 mg al día) no tuvo efectos en 59 pacientes con artrosis de la mandíbula [28].

La glucosamina proporcionó alivio del dolor de leve a moderado en la mayoría de los pacientes con osteoartritis pero los casos avanzados pueden requerir un tratamiento más eficaz.

Acelera la recuperación de la articulación.

La glucosamina es, a menudo, el complemento ideal para los atletas que son propensos a las lesiones articulares. En un ensayo, mejoró la función de la rodilla en 106 atletas con una lesión aguda de rodilla (1.500 mg diarios durante 4 semanas) [29].

En atletas profesionales, los suplementos de glucosamina (1.500 – 3.000 mg, hasta 4 meses) bloquearon la degradación del colágeno y mejoraron la recuperación del cartílago [30].

Las dosis bajas de glucosamina (500 – 1.000 mg) mostraron los mismos efectos en individuos sanos.

Sin embargo, la suplementación con glucosamina no logró mejorar la recuperación después de la cirugía en 30 atletas con rotura de ligamentos de rodilla. La dosis diaria en este estudio (1.000 mg) fue inferior a la habitual [31].

En general, la glucosamina puede ayudar en la recuperación de las articulaciones y cartílagos cuando se dosifica correctamente.

Alivia la artritis reumatoide.

A diferencia de la osteoartritis, la artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune que conduce a la inflamación de las articulaciones. Causa dolor y rigidez en las articulaciones pero incluso puede extenderse a todo el cuerpo [32].

En 51 pacientes, el tratamiento de 3 meses con glucosamina mejoró notablemente los síntomas de la artritis reumatoide [33].

En ratones con artritis reumatoide, tanto la glucosamina como la N-acetil-glucosamina suprimieron la inflamación articular y mejoraron la función articular [34].

Curiosamente, una combinación de glucosamina y vitamina E bloqueó el daño oxidativo y la inflamación en ratas con artritis reumatoide al [35]:

  • Aumentar los niveles de zinc y antioxidantes (glutatión y superóxido dismutasa)
  • Disminuir las enzimas inflamatorias (PGE2 , iNOS) y ácido úrico.
  • Reducir los niveles de NF-KB inflamatorios en un 48%.

Múltiples estudios celulares han confirmado el potencial antiinflamatorio y antioxidante de la glucosamina. Como suplemento, la glucosamina puede ofrecer protección contra la artritis reumatoide y otras enfermedades inflamatorias crónicas [36].

Reduce la inflamación intestinal.

En un ensayo clínico con 38 pacientes, la glucosamina (3 g diarios durante 3 meses) disminuyó la inflamación intestinal y bloqueó el crecimiento de bacterias peligrosas que causan diarrea (Clostridia).

En ratas y ratones con Enfermedad Inflamatoria Intestinal, la glucosamina podría [37]:

  • Combatir la inflamación intestinal mediante el bloqueo de sustancias inflamatorias (NF-kB, COX-2 y óxido nítrico, TNF-alfa e IL-6 )
  • Reparar el tejido intestinal.
  • Prolongar el tiempo de supervivencia.

Una revisión señaló el potencial de curación intestinal de la glucosamina y una conexión intrincada entre los trastornos digestivos y de las articulaciones [38].

Puede prevenir el cáncer.

En un gran ensayo observacional con más de 75.000 pacientes, los que consumieron suplementos de glucosamina y condroitina tuvieron tasas más bajas de cáncer de pulmón (51%) y cáncer de colon (45%). Según los investigadores, la reducción de la tasa de cáncer de colon no fue significativa [39].

Otro ensayo observacional (2.000 pacientes) mostró una tasa un 21% menor de cáncer de colon entre los usuarios de glucosamina y condroitina. Sin embargo, uno aún más grande (6.000 pacientes) no encontró una conexión significativa [40].

La glucosamina inhibió el crecimiento del cáncer de mama y cáncer de pulmón en ratones [41].

En tubos de ensayo, la glucosamina podría matar las células de [42]:

  • Cáncer de mama.
  • Cáncer de pulmón.
  • Cancer de próstata.
  • Cáncer de cuello uterino.
  • Cáncer de cerebro.

Puede mejorar la salud del corazón.

La glucosamina puede proteger nuestro corazón al reducir la inflamación y mejorar la reparación del tejido dañado. Sin embargo, la evidencia para respaldar este beneficio todavía se limita a estudios basados ​​en animales y células.

En ratas, la glucosamina protegió los corazones de los animales de lesiones y sangrado al fortalecer las proteínas y bloquear la inflamación [43].

En estudios celulares, la glucosamina equilibró los niveles de calcio en las células del corazón y los protegió contra el daño [44].

También puede bloquear la inflamación en los vasos sanguíneos y reducir así el riesgo de arterias obstruidas (aterosclerosis) [45].

Beneficios de la glucosamina para la piel.

Dado que la glucosamina forma parte del ácido hialurónico y otros componentes de la piel y los tejidos conectivos, puede reducir las arrugas de la piel cuando se agrega a productos cosméticos.

Además, bloquea la producción del pigmento de la piel conocido como melanina y, por lo tanto, elimina las manchas oscuras de la piel.

Los investigadores analizaron muestras de piel de 8 mujeres que tomaron glucosamina (250 mg al día durante 8 semanas). La glucosamina rejuveneció la piel al aumentar la producción de colágeno y ácido hialurónico [46].

El primo de la glucosamina, la N-acetil glucosamina o NAG, también ayuda a mantener una apariencia juvenil de la piel [47].

Glucosamina Beneficios

¿Funciona la glucosamina?

La glucosamina puede no ser la mejor solución para la osteoartritis pero puede ayudar. En la mayoría de los ensayos clínicos, proporcionó alivio del dolor de leve a moderado. Para casos más avanzados de osteoartritis, es posible que no sea la mejor opción.

El tratamiento a largo plazo (más de 3 meses) con la dosis óptima aumenta la probabilidad de éxito.

La glucosamina protege el cartílago y podría ser una buena opción para la prevención de lesiones articulares en atletas de edad avanzada o profesionales.

La evidencia de los beneficios para la piel y contra el envejecimiento de la glucosamina también es sólida. Los ensayos clínicos bien diseñados deben confirmar otros beneficios potenciales de la glucosamina antes de sacar conclusiones.

Dosis de glucosamina recomendadas.

El sulfato de glucosamina y el clorhidrato de glucosamina son las dos sales más comunes, y la mayoría de las personas las toman en forma de comprimidos (1.500 mg) o polvos a granel (500 – 1.500 mg por porción).

Otras formas disponibles incluyen:

  • Glucosamina líquida (750 – 2.000 mg de clorhidrato de glucosamina por porción).
  • Geles y cremas de glucosamina para el cuidado de las articulaciones y la piel.

La mayoría de los suplementos de glucosamina también contienen condroitina y otros ingredientes como MSM, ácido hialurónico y extracto de cúrcuma.

La glucosamina vegana, derivada del maíz fermentado, también está disponible en forma de comprimidos o polvo a granel. Es adecuado para personas con alergia a los mariscos y para aquellos que evitan los productos de origen animal.

¿Cuál es el mejor suplemento de glucosamina?

Si quieres elegir el mejor suplemento de glucosamina del mercado debes fijarte en lo siguiente.

Las formas más comunes de glucosamina presentes en los suplementos son:

  • Sulfato de glucosamina.
  • Hidrato de glucosamina.
  • Glucosamina liquida.
  • Combinaciones con condroitina y MSM.

Un ensayo con más de 600 pacientes demostró una mayor eficacia del sulfato de glucosamina en casos de osteoartritis de rodilla en comparación con el hidrato de glucosamina, aunque ambas formas mostraron resultados mixtos.

El sulfato de glucosamina probablemente debe su ventaja a una mejor absorción. El azufre de esta forma también puede ayudar a construir y proteger el cartílago [48].

Por otro lado, tanto el sulfato como el hidrato fueron igualmente efectivos en un ensayo clínico [49].

La evidencia más sólida proviene de una serie de revisiones exhaustivas en las que una forma cristalina específica de sulfato de glucosamina fue superior a otras [50].

Resumiendo, el sulfato de glucosamina cristalino con condroitina y MSM sería la mejor opción pero la evidencia sigue siendo limitada .

Las siguientes dosis dieron resultados positivos en ensayos clínicos:

  • Artrosis y artritis reumatoide: 1.500 mg diarios durante más de 3 meses.
  • Regeneración del cartílago: 1.500 – 3.000 mg (atletas) o 1.000 mg diarios durante 4 meses.
  • Recuperación de lesión de rodilla: 1.500 mg diarios durante 1 mes.
  • Inflamación intestinal: 3.000 mg diarios durante 3 meses.

Glucosamina para perros.

En el mercado existen comprimidos masticables, cápsulas y polvos con glucosamina para perros que afirman tener los mismos efectos beneficiosos sobre el envejecimiento de las articulaciones de los perros.

Al igual que en los humanos, la glucosamina mostró algunos efectos beneficiosos en los perros pero en su mayoría se limitan a un alivio leve del dolor.

Dado que la mayoría de los perros toleraron bien el tratamiento, los suplementos de glucosamina podrían valer la pena si nuestro perro tiene problemas en las articulaciones [51].

La dosis de glucosamina para perros en los estudios citados fue de 2.000 mg al día pero puede variar según el peso del perro.

Glucosamina para gatos.

La glucosamina para gatos indicada en trastornos articulares no parece tener efectos notables pero los estudios son escasos.

Sin embargo, algunos veterinarios indican que el uso de glucosamina y condroitina para problemas articulares en gatos puede tener éxito.

Debido a la falta de datos, es mejor consultar primero a nuestro veterinario si debemos darle a nuestro gato suplementos de glucosamina [52].

Efectos secundarios de la glucosamina.

Innumerables ensayos clínicos probaron los suplementos de glucosamina y no han causado ningún efecto secundario importante. En algunos pacientes, pueden causar problemas digestivos como náuseas, acidez, hinchazón y diarrea.

Diabetes y aumento de peso.

La glucosamina tiene una estructura similar a la glucosa y puede interferir con su metabolismo. Sin embargo, los estudios clínicos no han encontrado efectos adversos en pacientes con diabetes controlada [53].

Puede elevar los niveles de glucosa en la sangre en pacientes con diabetes no tratada o resistencia a la insulina. Es una buena idea controlar de cerca la glucosa en la sangre mientras tomas suplementos de glucosamina, especialmente si tienes diabetes o estás en riesgo [54].

Si se controla la glucosa y la insulina en sangre, la glucosamina probablemente no causará aumento de peso ni efectos secundarios metabólicos.

Presión ocular y glaucoma.

En un ensayo clínico con 88 pacientes con osteoartritis, la glucosamina aumentó la presión ocular, especialmente en pacientes mayores. Un pequeño estudio observacional (17 pacientes) llegó a la misma conclusión [55].

Debido a este efecto, la glucosamina puede aumentar el riesgo de glaucoma en los ancianos [56].

Problemas hepáticos.

Unos pocos informes indicaron la posibilidad de que la glucosamina empeorara la enfermedad hepática crónica pero ningún ensayo clínico o de seguridad confirmó este efecto.

En un caso, los efectos secundarios hepáticos de la glucosamina probablemente fueron consecuencia de una reacción alérgica [57].

Interacciones con medicamentos.

La única interacción farmacológica significativa de la glucosamina es con anticoagulantes como la warfarina . En combinación con estos fármacos, la glucosamina puede prolongar el tiempo de sangrado y aumentar el riesgo de hematomas [58].

Resumiendo, los siguientes grupos deberían evitar los suplementos de glucosamina:

  • Personas con diabetes no controlada.
  • Personas con alergia a mariscos.
  • Niños y mujeres embarazadas.
  • Personas que toman anticoagulantes.
  • Personas con aumento de la presión ocular y glaucoma.
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Compártelo con tus amigos!!