⬇ Cómo bajar el factor reumatoide de forma natural.

Como bajar los niveles de factor reumatoide

El factor reumatoide es un anticuerpo que generalmente señala un ataque autoinmune en el cuerpo.

Aunque es útil para diagnosticar la artritis reumatoide y controlar la actividad de la enfermedad, este marcador también puede producirse en otras enfermedades inflamatorias y en ciertas infecciones.

Vamos a analizar todas las causas posibles de que aparezcan niveles altos de factor reumatoide y describiremos los pasos que debemos seguir para reducirlos de forma natural.

¿Qué es el factor reumatoide?

El factor reumatoide es un autoanticuerpo producido por el sistema inmunológico. Los autoanticuerpos desencadenan la autoinmunidad y la inflamación al montar por error un ataque contra los propios tejidos del cuerpo.

Este marcador obtuvo su nombre debido a su descubrimiento inicial en personas con artritis reumatoide. Desde entonces, se hizo evidente que otras condiciones también pueden desencadenar su producción.

Se descubrieron niveles detectables de factor reumatoide en personas con otras enfermedades autoinmunes, infecciones crónicas, cáncer, enfermedad hepática y parásitos [12].

El factor reumatoide es un autoanticuerpo que ataca a otros anticuerpos. Normalmente, toma la forma de anticuerpo IgM (el tipo de anticuerpo más grande) y se dirige específicamente a una región en los anticuerpos IgG.

Alternativamente, puede existir como otros tipos de anticuerpos (IgG, IgA, IgE o IgD) pero la forma de IgM suele ser la primera en aparecer en la sangre y está más estrechamente vinculada a la actividad de la enfermedad [34 , 5].

Las personas sanas pueden producir formas beneficiosas de factores reumatoides, que forman parte de la defensa normal del cuerpo contra toxinas bacterianas y virus como el virus de Epstein Barr.

Estos no atacan los tejidos propios del cuerpo, sino que ayudan a combatir infecciones y eliminan las células inmunitarias que ya no son necesarias. Una vez que la amenaza ha terminado, sus niveles caen de forma natural [67 , 8].

En contraste, el factor reumatoide producido en personas con artritis reumatoide permanece alto durante más tiempo y se adhiere a su objetivo (IgG) con intensidad. Probablemente no cause la enfermedad directamente pero empeora los síntomas al aumentar la inflamación y destruir las articulaciones [910].

El factor reumatoide sirve principalmente para ayudar a diagnosticar la artritis reumatoide y determinar cómo progresará la enfermedad.

Los niveles, a menudo, aumentan muchos años antes de que aparezcan los primeros síntomas y pueden mantenerse altos poco después, en el curso temprano de la enfermedad.

Sin embargo, el factor reumatoide no es un marcador exclusivo: algunas personas con artritis reumatoide nunca dan un resultado positivo [111213].

Prueba de factor reumatoide.

Por lo general, tu médico te pedirá una prueba de factor reumatoide si muestras síntomas de artritis reumatoide, como [1415]:

  • Dolor en las articulaciones, sensibilidad, enrojecimiento e hinchazón.
  • Rigidez articular.
  • Fatiga y debilidad.
  • Fiebre leve.
  • Sequedad de los ojos o la boca.

Cuando se combina con una prueba llamada anticuerpos peptídicos anti-citrulinados, el factor reumatoide es muy preciso para diagnosticar la artritis reumatoide [16].

Niveles normales de factor reumatoide.

Los niveles normales de factor reumatoide varían entre laboratorios pero, por lo general, está entre <14 y <20 UI/ml [171819].

Si sale positivo para el factor reumatoide, otras pruebas de laboratorio pueden mostrar valores falsos. El factor reumatoide puede interferir con las siguientes pruebas de laboratorio:

  • Malaria (falso positivo) [20].
  • VIH (falso positivo) [21].
  • Hepatitis C (falso positivo) [22].
  • Anticuerpos de cardiolipina (falso positivo) [23].
  • TSH (falsamente elevado) [242526].
  • Citoquinas, incluidas IL-1 beta, IL-4, IL-6 e IL-8 (falsamente elevadas) [27].

Causas de niveles altos de factor reumatoide.

Estas son las causas más frecuentes por las que aparecen niveles altos de factor reumatoide:

Artritis reumatoide.

La artritis reumatoide es la enfermedad autoinmune sistémica más común, caracterizada por la inflamación y destrucción de las articulaciones.

Entre el 70 y el 90% de las personas con artritis reumatoide producen factores reumatoides, que pueden impulsar la inflamación y daño tisular. Estos pacientes con factor reumatoide positivo experimentan una respuesta inflamatoria más intensa y peores resultados que los que son negativos para ella [28293031].

Los niveles más altos de factor reumatoide (> 50 UI/ml) en personas con la enfermedad también se asocian con peores resultados y artritis más grave [32].

La reducción de este marcador puede desempeñar un papel importante en el éxito de la terapia. La reducción de los niveles de factor reumatoide se ha relacionado estrechamente con mejoras en la respuesta a la medicación en personas con artritis reumatoide [33].

Otros tipos de artritis.

Los niveles del factor reumatoide pueden aumentar en otras formas menos comunes de artritis, aunque de manera menos constante.

La artritis psoriásica aparece en personas con psoriasis y el factor reumatoide se encuentra en el 15% de los pacientes [34].

La artritis idiopática juvenil es una forma de artritis autoinmune que afecta a niños menores de 16 años. La causa aún se desconoce pero que el factor reumatoide se encuentra en el 5% de los niños con esta enfermedad [35].

Otras enfermedades y condiciones.

También se encuentran altos niveles de factor reumatoide en una amplia gama de enfermedades y afecciones que incluyen [36]:

  • Síndrome de Sjogren, una enfermedad autoinmune que causa sequedad de boca y ojos (75-95% de los casos).
  • Cirrosis biliar primaria, una enfermedad autoinmune que destruye los conductos biliares (45-70%).
  • Enfermedad mixta del tejido conectivo, una enfermedad autoinmune similar al lupus (50-60).
  • Infecciones virales que incluyen hepatitis, VIH, Epstein-barr, citomegalovirus (10-76%).
  • Cáncer de mama (13-47%) [37].
  • Cirrosis hepática, cicatrización del hígado (25%).
  • Lupus eritematoso, una enfermedad autoinmune que daña el tejido conectivo (15-35%).
  • Sarcoidosis, una enfermedad inflamatoria que daña los pulmones y los ganglios linfáticos (5-30%).
  • Infecciones parasitarias como la malaria y la toxoplasmosis (10-18%).
  • Infecciones bacterianas que incluyen clamidia, sífilis y tuberculosis (8-15%).

Factores de estilo de vida.

Debemos cambiar nuestro estilo de vida si no estamos siguiendo unos hábitos sanos y equilibrados como los siguientes:

Fumar.

Fumar es el factor de riesgo ambiental más importante para desarrollar artritis reumatoide [38].

Un estudio observacional con 296 personas demostró que el 88% de los fumadores dieron positivo para el factor reumatoide durante un período de 10 años. Además, el grupo de personas con factor reumatoide positivo contenía más fumadores que el grupo de factor reumatoide negativo [39].

El riesgo de presentar niveles altos de factor reumatoide fue 4 veces mayor en fumadores actuales que en personas que nunca fumaron en un estudio observacional de 7.000 personas.

En otro estudio con 100 personas con artritis reumatoide, los factores reumatoides fueron más del doble en los fumadores actuales y exfumadores que en las personas que nunca fumaron [40].

Fumar el equivalente a 20 cigarrillos al día durante 25 años se relacionó con un aumento de 3 veces en el riesgo de presentar altos niveles de factor reumatoide en un estudio con 336 pacientes con artritis reumatoidea.

Además, los niveles de factor reumatoide se relacionaron directamente con el número de años fumando en dos estudios con 673 personas con artritis reumatoidea [41].

Beber demasiado café.

La cantidad de tazas de café que se beben diariamente está directamente relacionado con el riesgo de desarrollar artritis reumatoide y dar positivo en los factores reumatoides en un estudio observacional con 19.000 personas.

Aquellas personas que bebían cuatro o más tazas de café al día tenían más del doble de riesgo de desarrollar una artritis reumatoide positiva al factor reumatoide en comparación con aquellas que bebían menos [42].

Envejecimiento.

Los factores reumatoides se encuentran en niveles más altos en ancianos (10-25%) que en adultos más jóvenes (5%), ya que el envejecimiento puede provocar desequilibrios graduales del sistema inmunitario [43].

Efectos en la salud de altos niveles de factor reumatoide.

Presentar niveles altos de factor reumatoide implica:

Riesgo de artritis reumatoide.

En un estudio observacional que siguió a 10.000 personas sanas durante 30 años, los niveles de factor reumatoide ligeramente más altos (25-50 UI/ml) se asociaron con un aumento de casi 4 veces en el riesgo de desarrollar artritis reumatoide.

Los niveles muy altos (> 100 UI/ml) se vincularon a un riesgo 26 veces mayor, en comparación con niveles normales (<25 UI / ml) [44].

Riesgo de trombosis venosa profunda.

Los niveles superiores a 110 UI/ml se asociaron con un riesgo 3 veces mayor de presentar coágulos sanguíneos en venas profundas del cuerpo (trombosis venosa profunda) en un estudio observacional con 670 personas [45].

Riesgo de endurecimiento de las arterias.

Un estudio observacional con 7.000 personas demostró que los niveles de factor reumatoide por encima de 15 UI/ml estaban relacionados con un mayor riesgo de endurecimiento de las arterias (aterosclerosis) en mujeres afroamericanas [46].

Pobre recuperación cognitiva después de un accidente cerebrovascular.

Los niveles de factor reumatoide dentro del rango normal (por encima de 7,6 UI/ml) se asociaron con un aumento del 79% en el riesgo de disfunción cognitiva en comparación con niveles apenas detectables (por debajo de 1,1 UI/ml) en un estudio con 582 pacientes con accidente cerebrovascular [47].

Riesgo de enfermedad cardíaca.

Los hombres que tenían niveles de factor reumatoide por encima de 6 UI/ml tenían un riesgo 2,9 veces mayor de desarrollar una enfermedad cardíaca en comparación con los hombres con niveles por debajo de 6 UI/ml en un estudio observacional con 1.000 personas. Esta relación no se mantuvo en mujeres [48].

Muerte por enfermedad cardíaca, cáncer o cualquier causa.

Las pruebas negativas para el factor reumatoide se han relacionado con un menor riesgo de morir. En un estudio observacional con 12 personas, el factor reumatoide detectable se relacionó con un aumento del riesgo de muerte del 31% por cualquier causa.

Los niveles detectables también se vincularon con un aumento del 45% en el riesgo de muerte por enfermedad cardíaca, específicamente [49].

En otro estudio con casi 300.000 personas, los niveles superiores a 20 UI/ml se relacionaron con un aumento del 50% en la muerte por cualquier causa y un aumento del 56% en las muertes por cáncer [50].

Otro estudio con 3.000 personas con artritis reumatoide refuerza estos hallazgos. Aquellas que dieron positivo para el factor reumatoide tenían casi el doble de probabilidades de morir que aquellas que dieron negativo durante un período de 25 años [51].

Como bajar los niveles de factor reumatoide

Cómo bajar los niveles de factor reumatoide.

Para bajar los niveles de factor reumatoide debes hacer lo siguiente:

Dejar de fumar.

Fumar está directamente relacionado con un mayor riesgo de factor reumatoide alto y desarrollo de artritis reumatoide [52].

Si eres fumador y presentas niveles altos de factor reumatoide (o un historial familiar de enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide), dejar de fumar puede ayudarte a bajar esos niveles y, al mismo tiempo, mejorar tu bienestar general.

Reducir la ingesta de café.

Si eres un ávido bebedor de café, reducir gradualmente la cantidad de café que consumes a diario (o dejarlo por completo) puede ayudarte a disminuir los niveles de factor reumatoide y el riesgo de enfermedad.

Seguir una dieta vegetariana.

En un estudio con 53 personas, seguir una dieta vegetariana durante un año redujo los niveles de factor reumatoide en mayor medida que una dieta omnívora [53].

Hacer yoga.

Una semana de yoga disminuyó los niveles de factor reumatoide en un 8% en un estudio con 64 personas con artritis reumatoide [54].

Combinar aceite de pescado y aceite de oliva.

La combinación de aceite de pescado y aceite de oliva durante 24 semanas redujo los niveles de factor reumatoide en un 30% en un estudio con 43 personas con artritis reumatoide [55].

Vitamina E.

En un estudio con 50 personas, tomar 600 mg/día de vitamina E (acetato de dl-α-tocoferilo) durante 6 semanas redujo los niveles de factor reumatoide en un 44% [56].

Vitamina K1.

Tomar 10 mg/día de vitamina K1 durante ocho semanas redujo los niveles de factor reumatoide en un 16% en un ensayo con 64 personas con artritis reumatoide [57].

Curcumina.

En un ensayo con 12 personas con artritis reumatoide, tomar 1000 mg/día de curcumina redujo los niveles de factor reumatoide al cabo de 90 días. Si estás considerando tomar un suplemento de curcumina, asegúrate de elegir formas biodisponibles que se absorban mejor [58].

Ashwagandha, jengibre, boswellia y cúrcuma.

Existe una combinación de hierbas ayurvédicas a base de ashwagandha, jengibre, boswellia y cúrcuma. En un ensayo con 165 personas con artritis reumatoide, la suplementación con esta mezcla de plantas durante 16 semanas redujo los niveles de factor reumatoide [59].

Andrographis.

Andrographis es una hierba popular utilizada como remedio para los dolores de estómago, inflamación y fiebre en la medicina tradicional china y el Ayurveda. En un ensayo con 60 personas con artritis reumatoide, los extractos de andrographis durante 14 semanas redujeron los niveles de factor reumatoide [60].

Artemisia Annua.

Los extractos de Artemisia annua (ajenjo dulce) durante seis meses redujeron los niveles de factor reumatoide en 159 personas con artritis reumatoide [61].

Tripterygium wilfordii.

Tripterygium wilfordii, también conocida como vid del dios del trueno, es una hierba usada en la medicina tradicional china como un remedio para tratar varias enfermedades autoinmunes e inflamatorias.

En un metanálisis de 6 ensayos y 643 personas con artritis reumatoide, esta hierba redujo los niveles de factor reumatoide [62].

Ciertos extractos de esta vid pueden causar efectos adversos, como trastornos intestinales, erupciones cutáneas, niveles bajos de glóbulos blancos y falta de períodos. Casi todos los efectos adversos (excepto los períodos perdidos) se pueden evitar utilizando extractos de alcohol más seguros y aplicando la dosis adecuada [62].

Polen de pino.

Los extractos de polen de pino redujeron el factor reumatoide y otros marcadores de inflamación en ratones artríticos [63].

Resveratrol.

En ratas con artritis, el resveratrol disminuyó los niveles de factor reumatoide en un 63% [64].

Ácido algínico (algas marinas).

El ácido algínico es un compuesto que se encuentra en las algas pardas y que disminuye los niveles de factor reumatoide en ratas artríticas [65].

Arisaema rhizomatum.

Arisaema rhizomatum (también conocido como Xuelijian) es una hierba de medicina tradicional china, utilizada para aliviar el dolor y la inflamación de las articulaciones. Redujo notablemente los niveles de factor reumatoide en ratas artríticas [66].

Medicamentos que disminuyen los niveles de factor reumatoide.

Algunos de los siguientes medicamentos se usan para tratar la artritis reumatoide, mientras que otros se descubrió que reducen el factor reumatoide además de su uso principal:

  • Metotrexato [67]
  • Fenofibrato [68]
  • Losartan [69 ]
  • Paroxetina [70]
  • Rivastigmina [71]
  • Anticuerpos monoclonales como rituximab [72]
  • Ramipril [73]
  • AINE [74]
  • Haloperidol  [75]
  • Inhibidores de TNF como etanercept [76]
  • Abatacept [77]
  • Ciclofosfamida [78]

Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Compártelo con tus amigos!!