🍓 ¿Realmente ayudan las cetonas de frambuesa a perder peso?

cetonas de frambuesa para perder peso

Las cetonas de frambuesa son sustancias químicas obtenidas de las frambuesas rojas que se utilizan por su sabor y fragancia.

Aunque algunos fabricantes de suplementos afirman que tomar cetonas de frambuesa para adelgazar y aumentar la masa corporal magra es una buena idea, a día de hoy no hay suficiente evidencia científica que demuestre que estas afirmaciones son ciertas.

¿Las cetonas de frambuesa son sólo otro producto milagro o pueden realmente ayudarnos a perder esos kilos de más?

Desafortunadamente, todavía no tenemos una respuesta clara a esa pregunta. Pero lo que sí sabemos es que en estudios realizados con animales, sólo las dosis muy altas de cetonas de frambuesa fueron efectivas para perder peso. Pero estas dosis pueden no ser seguras para los humanos.

Entonces, ¿las cetonas de frambuesa funcionan o no?

¿Qué son las cetonas de frambuesa? 

Las cetonas son compuestos fenólicos que también se producen en moras, arándanos y bayas.

Aunque las cetonas de frambuesa se han utilizado para añadir fragancia y sabor a productos como colas, helados, cosméticos, velas, jabones y dulces durante muchos años, recientemente se han popularizado por su supuesta capacidad para ayudar a perder peso.

Las cetonas de frambuesa son uno de los productos más caros utilizados en la industria alimentaria ya que puede costar hasta 20.000 € por kilogramo.

Además, la extracción de cetonas de frambuesa pura requiere una cantidad exagerada de frambuesas.

La extracción se produce a través de la hidrogenación y necesita alrededor de un kilogramo de frambuesas para producir 1,4 miligramos de cetonas de frambuesa.

Teniendo en cuenta que una dosis suplementaria estándar para humanos es de 100-200 miligramos, son muchísimas frambuesas.

Esta es la razón por la cual algunos fabricantes de suplementos usan cetonas de frambuesa sintética, que es mucho más barata (1).

Estructuralmente, las cetonas de frambuesa son similares a la sinefrina y efedrina, dos sustancias que se utilizan para bajar de peso.

Las cetonas de frambuesa también tienen cierta similitud estructural con la capsaicina, que es conocida por sus propiedades analgésicas.

Algunas investigaciones en animales muestran que las cetonas de frambuesa podrían aumentar el metabolismo y afectar a una hormona del cuerpo llamada adiponectina, que regula el metabolismo.

Se afirma que las cetonas de frambuesa provocan que la grasa que se encuentra dentro de las células se descomponga de manera más efectiva, lo que ayuda al cuerpo a quemar grasa más rápido.

El problema se encuentra en que no hay estudios en humanos sobre las cetonas de frambuesa para perder peso y los estudios que se realizan con animales implica la toma de dosis muy altas de cetonas.

Beneficios de las cetonas de frambuesa.

Entre las propiedades y beneficios de las cetonas de frambuesa encontramos lo siguiente:

Quizás ayude a perder peso.

Hasta la fecha, no hay un solo estudio que evalúe la eficacia de las cetonas de frambuesa para adelgazar en humanos.

Existen algunos estudios con animales que sugieren que las cetonas de frambuesa pueden ayudar a reducir la ingesta de alimentos y, por lo tanto, favorecer la pérdida de peso.

Un estudio en animales realizado en 2017 en la Universidad Estatal de Ohio demostró que la suplementación con cetonas de frambuesa aporta un beneficio limitado en la pérdida de grasa, más allá de reducir la ingesta de alimentos en ratones alimentados con una dieta alta en grasa (2).

Un estudio de 2005 publicado en Life Sciences evaluó si las cetonas de frambuesa ayudan a prevenir la obesidad y activar el metabolismo de los lípidos en roedores. Los resultados de este estudio sugieren que las cetonas de frambuesa previenen las elevaciones del peso corporal inducidas por una dieta alta en grasas, así como la grasa visceral (3).

Un estudio en humanos que incluyó cetonas de frambuesa y otros ingredientes para bajar de peso mostró resultados prometedores. El estudio fue aleatorizado, controlado con placebo y doble ciego donde se evaluó a 70 mujeres obesas pero sanas que participaron en un programa de pérdida de peso durante ocho semanas.

Dichas mujeres recibieron un suplemento con múltiples ingredientes que contenía principalmente cetonas de frambuesa, cafeína, capsaicina, ajo y jengibre.

El programa consistió en tomar suplementos diarios, seguir una dieta restringida en calorías y realizar entrenamiento físico. 45 mujeres completaron el estudio después de ocho semanas, y se observaron diferencias significativas en el peso corporal, la masa grasa, la masa magra, la circunferencia de la cadera y los niveles de energía.

El grupo placebo también se benefició de hacer dieta y ejercicio pero los porcentajes de pérdida de peso fueron más bajos que el grupo que tomó el suplemento.

Aunque este suplemento contenía cetonas de frambuesa es imposible saber si fueron las cetonas u otro ingrediente del suplemento el que hizo más efecto. De los seis ingredientes principales, cualquiera de ellos podría haber conducido a la pérdida de peso durante este programa (4).

Así que esto es lo que sabemos sobre las cetonas de frambuesa y sus beneficios para perder peso: muy poco.

Cuando se analizan en laboratorio y en animales, las cetonas de frambuesa parecen ayudar a perder peso y activar el metabolismo de las grasas.

Sin embargo, las dosis son extremadamente altas en los estudios con animales, por lo que es imposible equiparar estos hallazgos con la eficacia de las cetonas para el consumo humano.

Puede reducir la inflamación del hígado.

Un estudio de 2012 publicado en el Journal of Medical Food descubrió que el tratamiento con cetonas de frambuesa, después de una dieta alta en grasas, puede proteger a las ratas contra la esteatohepatitis no alcohólica, que es una inflamación del hígado causada por una acumulación de grasa en el hígado.

Los investigadores indicaron que las cetonas de frambuesa tenían un doble efecto de protección hepática y reducción de grasa en las ratas analizadas.

El problema con estos estudios con roedores es que las dosis son muy altas; de hecho, la dosis equivalente en humanos es de 100-300 miligramos por día, más de 200 veces mayor que la ingesta diaria promedio de cetonas de frambuesa.

Esta es una dosis preocupante, especialmente cuando se compara con otros suplementos para quemar grasa que encontramos actualmente en el mercado.

Entonces, aunque este estudio sugiere que las cetonas de frambuesa pueden ayudar a reducir la inflamación del hígado, es necesario realizar más estudios en humanos utilizando la dosis adecuada (5).

Puede mejorar los niveles de colesterol y la resistencia a la insulina.

Un estudio de 2018 demostró que las cetonas de frambuesa pueden tener un papel terapéutico importante en el control de la hiperlipidemia y la resistencia a la insulina en ratas obesas.

Nuevamente, este es un estudio en animales y las dosis de cetonas fue de 250-500 miligramos por kilogramo de peso corporal, lo que sería una dosis muy alta para los humanos (6).

El estudio sugiere, sin embargo, que las cetonas de frambuesa contribuyen a la regulación positiva de la expresión de AQP7, que es una proteína que desempeña un papel importante en la función metabólica.

Aumenta el crecimiento del cabello.

Investigadores japoneses indican que las cetonas de frambuesa tiene una estructura similar a la de la capsaicina, el compuesto molecular que se encuentra en los pimientos picantes.

Se cree que, al igual que la capsaicina, las cetonas de frambuesa activan las neuronas sensoriales, lo que promueve el crecimiento del cabello mediante el aumento de la expresión del factor de crecimiento similar a la insulina dérmica (IGF-1).

Un estudio en ratones demostró que cuando se aplicaban tópicamente cetonas de frambuesa al 0,01 %, aumentaba la expresión de IGF-1 en la superficie de los folículos pilosos y promovía el recrecimiento del cabello en ratones cuatro semanas después de la aplicación.

Cuando los investigadores probaron si las cetonas de frambuesa funcionaban como un tratamiento natural para recuperar el cabello en humanos, también encontraron resultados positivos.

Cuando las cetonas de frambuesa se aplicaron tópicamente en el cuero cabelludo, se favoreció el crecimiento del cabello en un 50 % de los humanos con alopecia a los cinco meses de las aplicaciones (7).

Mejora la elasticidad de la piel.

Los mismos investigadores japoneses que indicaron la eficacia de las cetonas de frambuesa en el crecimiento del cabello evaluaron su capacidad para mejorar la elasticidad de la piel en humanos.

Vieron que cuando las cetonas de frambuesa al 0,01% se aplicaba tópicamente en la cara, aumentaba la elasticidad de la piel de las mejillas dos semanas después de la aplicación.

Esto solo se probó en cinco mujeres pero es una evidencia prometedora de lo que pueden hacer las cetonas de frambuesa en la piel de humanos (8).

cetonas de frambuesa para perder peso

Dosis de cetonas de frambuesa.

Los suplementos a base de cetonas de frambuesa puedes encontrarlos en forma de cápsulas, siendo la dosis de cetonas de frambuesa más frecuente la que oscila entre 100 y 1.000 miligramos, una o dos veces al día.

Los expertos advierten que las marcas de suplementos tienden a contener concentraciones más altas de cetonas de frambuesa de lo recomendado sin estar evaluada la seguridad de estas dosis.

Antes de elegir consumir altas dosis de cetonas de frambuesa, sería mejor buscar una investigación médica con seres humanos que respalde los efectos biológicos.

No existe ninguna investigación científica que evalúe los efectos secundarios de estas dosis en seres humanos o el impacto que tienen en las células y los órganos humanos.

Efectos secundarios, interacciones y precauciones de las cetonas de frambuesa.

Los suplementos de cetonas de frambuesa pueden causar efectos secundarios como taquicardia, aumento de la presión arterial y temblores.

También pueden disminuir los niveles de azúcar en la sangre e interactuar con medicamentos utilizados para controlar el ritmo cardíaco, el azúcar en la sangre, el colesterol y las hormonas.

No hay suficientes investigaciones para aclarar si las cetonas de frambuesa son o no seguras en mujeres embarazadas o en período de lactancia, por lo que deben evitar el uso de este tipo de suplementos.

Si eliges consumir cetonas de frambuesa, te recomiendo consultarlo con tu médico.

Recuerda que la dosis de suplemento es probablemente mucho mayor que la cantidad de cetonas que consumirías naturalmente, y la seguridad de estas dosis es extremadamente limitada.

Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Compártelo con tus amigos!!